Los níscalos son unos hongos muy apreciados y comunes en la gastronomía española, que pueden servir para múltiples platos. Por ejemplo, seguro que cuando el día está frío, te apetece un buen estofado, ¿verdad? Pues puedes hacer unas patatas con níscalos y disfrutar de este sabroso ingrediente. También, si te gustan mucho los arroces, puedes preparar con este hongo un fantástico rissoto de setas y verás qué delicia cuando notes los matices que le aportan los níscalos.

En esta receta, proponemos emplear los níscalos como guarnición para acompañar a todo tipo de carnes, pescados e incluso unos huevos fritos. Sea como sea resultan adictivos ya que la combinación que hacen con el ajo y el perejil es totalmente perfecta. Si es temporada de níscalos, no dudes en hacerte con ellos y preparar esta deliciosa receta. ¡Vamos con ella!

Información de la receta

  • Tiempo de preparación: 5 minutos
  • Tiempo de cocinado: 10 minutos
  • Tiempo total: 15 minutos
  • Raciones: 4
  • Categoría: guarnición
  • Tipo de cocina: española
  • Calorías por ración (kcal): 106

Ingredientes de los níscalos al ajillo para 4 personas

  • 600 g de níscalos
  • 30 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • 4 dientes de ajo
  • Perejil fresco

Ingredientes de los níscalos al ajillo

Cómo hacer níscalos al ajillo

Limpiamos muy bien los 600 g de níscalos. Esto nunca lo hacemos directamente con agua sino que, con un trapo húmedo les quitamos la suciedad.

Níscalos limpios de los níscalos al ajillo

Cortamos los níscalos en 4 trozos o, si son muy grandes, en 6. En una sartén echamos los 30 ml de aceite de oliva virgen extra y cuando esté bien caliente, introducimos los níscalos y salpimentamos al gusto. Salteamos los níscalos a fuego medio durante 5 minutos.

Los níscalos de los níscalos al ajillo en una sartén cortados

Cuando hayan pasado esos 5 minutos, introducimos los 4 dientes de ajo picados y sofreímos durante 5 minutos más.

El ajo añadido a la sartén de los níscalos al ajillo

Para acabar, picamos perejil fresco y se lo agregaremos a los níscalos, mezclamos todos los ingredientes, y ya tenemos esta magnífica guarnición: níscalos al ajillo.

Foto final de los níscalos al ajillo

Resumen fácil de preparación

  1. Limpiamos los níscalos con un trapo húmedo
  2. Cortamos los níscalos en trozos pequeños. En una sartén con aceite, agregamos los níscalos y salpimentamos al gusto. Sofreímos durante 5 minutos
  3. Añadimos los ajos picados y sofreímos durante 5 minutos más
  4. Picamos un poco de perejil fresco, se lo añadimos y mezclamos todo muy bien para acabar esta fantástica guarnición

VOLVER A PORTADA