Las alcachofas son las flores de la alcachofera, flores que aún no se han abierto y que cuando se cocinan son muy ricas además de saludables. De entre las propiedades beneficiosas que tienen cabe destacar que son buenas para el corazón, son diuréticas y tienen un contenido alto en fibra. Además, estimulan la producción de bilis, lo que es bueno para el correcto funcionamiento de nuestro hígado. La alcachofa se cultiva en países donde el clima es templado. Es un producto de temporada que podemos disfrutar de octubre a abril, durante parte del invierno y la primavera. Para saber cómo elegir unas buenas alcachofas debemos fijarnos en que sus hojas estén bien prietas y cerradas y que el tallo sea duro. A veces podemos encontrarnos con alguna hoja marrón, esto se debe al frío de las neveras, pero si la alcachofa conserva su tersura y está bien dura no tenemos que preocuparnos.

Información de la receta

  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Tiempo de cocción: 45 minutos
  • Tiempo total: 1 hora y 15 minutos
  • Raciones: 6
  • Categoría: entrante o plato principal
  • Tipo de cocina: española
  • Calorías: 84 kcal por cada 100 g

Ingredientes de las alcachofas estofadas para 6 personas

  • 15 alcachofas
  • 1 cebolla dulce
  • 1-2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 100 g de jamón en tacos
  • ½ vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Ingredientes para hacer las alcachofas estofadas

Cómo hacer las alcachofas estofadas

Para limpiar las alcachofas las quitaremos las hojas externas, las más duras. Estas hojas se pueden desechar o aprovechar para hacerlas cocidas y chupetear o para elaborar una crema de alcachofas. Para elaborar las alcachofas estofadas utilizaremos la parte más tierna y el corazón. Los tallos también son comestibles, por lo que podemos reservarlos para hacer una tortilla o un revuelto con ellos. Se pelan y el interior es carnoso e igual de dulce y rico que el corazón de la alcachofa. Mientras limpiamos y troceamos todas las alcachofas podemos tener a mano un bol grande con agua y unas gotas de limón o perejil para meterlas dentro y que no se oxiden, ya que la alcachofa se oxida con mucha rapidez y se oscurecería y se podría fea. Para que estén todas bien sumergidas en agua podemos poner una tapa o un pacho húmedo sobre ellas.

Limpiar las alcachofas para hacerlas estofadas

Cuando tengamos todas las alcachofas preparadas ponemos un chorrito de aceite de oliva en la cazuela que las vamos a estofar y las marcamos. Las sacaremos y reservamos para incorporarlas al guiso después. En esa misma cazuela ponemos un chorrito más de aceite de oliva (unas dos cucharadas) y ponemos a pochar la cebolla junto con los ajos a fuego suave. No queremos que se doren en exceso, sino que se pochen poco a poco.

Pochar la cebolla con los ajos para hacer las alcachofas estofadas

Cuando la cebolla esté casi transparente (después de unos 10 minutos) y blandita, le añadimos una hoja de laurel, la mitad del jamón y el vino blanco. Rehogamos todo y dejamos que evapore el alcohol el vino blanco.

Incorporar jamón, laurel y vino blanco para las alcachofas estofadas

El siguiente paso será añadir las alcachofas que teníamos reservadas y removiendo suavemente las mezclamos con los demás ingredientes para que cojan los sabores. Añadimos agua que las cubra prácticamente y subimos el fuego a la mitad de potencia para que cuezan (pero que el burbujeo sea suave). Las tapamos y bajamos el fuego para que cuezan unos 30 minutos a fuego bajo y así se estofen. Corregimos de sal teniendo en cuenta que el jamón le aporta parte de sal al guiso.

Incorporar las alcachofas para estofarlas

Pasado el tiempo de cocción vemos si están tiernas las alcachofas, si vemos que les falta un poco las dejamos 5-10 minutos más. Las servimos y podemos decorar con el resto del jamón que teníamos reservado.

Presentación final de las alcachofas estofadas

Resumen fácil de preparación

  1. Limpiar y trocear las alcachofas a la mitad
  2. Saltear y marcar las alcachofas en la cazuela que las vamos a cocinar con aceite de oliva virgen extra
  3. En esa misma cazuela poner a pochar la cebolla y los ajos hasta que la cebolla esté transparente
  4. Añadir la hoja de laurel, parte del jamón picado y el vaso de vino blanco que dejaremos que evapore
  5. Incorporamos las alcachofas de nuevo a la cazuela, cubrimos prácticamente con un vaso de agua, ponemos a fuego medio que hierva no muy fuerte y cuando empiece a hervir las tapamos, bajamos el fuego y dejamos que se estofen 25-30 minutos
  6. Corregir de sal teniendo en cuenta que el jamón curado ya aporta sal al guiso
  7. Si las destapamos y vemos que no están blanditas del todo dejamos 10 minutos más
  8. Servimos acompañadas del jamón restante que habíamos reservado

VOLVER A PORTADA