Croquetas de calabaza

Hacer croquetas es un proceso laborioso pero tiene su buena recompensa. Estas de calabaza son sabrosas, cremosas y tienen un toque dulce. Utilizamos bechamel como base y añadimos cebolla y ajo rehogados.

Existen muchas maneras de hacer croquetas, sin embargo, podríamos decir que la manera clásica es utilizando una bechamel densa como base. En esta receta asamos la calabaza para obtener un resultado más sabroso y eliminar el contenido de agua lo máximo posible. 

Información de la receta

  • Tiempo de preparación: 5 horas
  • Tiempo de cocción: 10 minutos
  • Tiempo total: 5 horas y 10 minutos
  • Raciones: 6 (20 croquetas aproximadamente)
  • Categoría: entrante
  • Tipo de cocina: española
  • Calorías: 278 kcal por cada 100 g

Ingredientes de las croquetas de calabaza para 6 personas

  • 650 g de calabaza
  • 500 ml de leche entera
  • 60 g de harina de trigo + un poco extra
  • 50 g de mantequilla
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 100 g de pan rallado
  • 2 huevos
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva suave
Ingredientes de las croquetas de calabaza *

Cómo hacer las croquetas de calabaza

Calentar el horno a 200 ºC. Lavar y pelar la calabaza. Cortarla en trozos grandes y colocarla en una bandeja con papel de horno. Añadir aceite de oliva, sal y pimienta y mover todo con las manos para que se unten bien todos los trozos. Hornear hasta que esté tierna y dorada, aproximadamente durante 20 o 30 minutos, dependiendo del tamaño de los trozos.

Hornear la calabaza *

Pisar los trozos de calabaza y poner sobre un colador (con un bol debajo) para que pierda el agua sobrante. Reservar.

Escurrir la calabaza *

Picar la cebolla y el ajo y rehogarlos en una sartén a fuego medio-bajo con aceite de oliva. Deben quedar tiernos y translúcidos.

Rehogar la cebolla y el ajo *

Mientras, hacer la roux que será la base de la bechamel. Para ello hay que fundir la mantequilla en un cazo a fuego bajo y agregar la harina. Mezclar y no dejar de remover. Se debe cocinar la harina, sabrás que está lista cuando la mezcla huela y se vea tostada.

Hacer una roux *

Añadir poco a poco la leche caliente sin dejar de remover. Debe quedar una bechamel densa y sin grumos. Añadir sal, pimienta y nuez moscada.

Hacer una bechamel densa *

Añadir a la bechamel la calabaza y la cebolla y el ajo rehogados. Integrar todo bien y colocar la mezcla en un recipiente. Cubrir con film, pegándolo a la mezcla, para que no se forme una capa seca y densa en la superficie. Enfriar en la nevera hasta que haya tomado consistencia (unas 4 horas aproximadamente).

Enfriar la mezcla *

Una vez se haya enfriado bien, cortar la mezcla en porciones iguales. Bolear cada una de las porciones sobre la encimera enharinada (también se pueden hacer con forma alargada). 

Bolear las croquetas *

Pasar las croquetas por huevo batido y pan rallado. Freír en abundante aceite caliente. Es preferible utilizar una olla pequeña, donde las croquetas queden totalmente sumergidas, y hacerlo en tandas, en lugar de utilizar una olla demasiado grande.

Pasarlas por huevo y pan rallado *

Servir en el momento. Se pueden congelar perfectamente antes de freír.

Croquetas de calabaza terminadas *

Resumen fácil de preparación

  1. Calentar el horno a 200 ºC
  2. Limpiar, pelar y cortar la calabaza. Colocarla en una bandeja con papel vegetal y hornear hasta que esté tierna y dorada
  3. Pisar la calabaza y colocar en un colador para que pierda el agua sobrante. Reservar
  4. Picar la cebolla y el ajo y rehogarlos en una sartén con un poco de aceite de oliva
  5. Mientras, en una olla, preparar una bechamel densa. Fundir la mantequilla y agregar la harina. Cuando la mezcla esté tostada, añadir la leche caliente poco a poco sin dejar de remover. Agregar sal, pimienta y nuez moscada
  6. Mezclar la bechamel con la cebolla y la calabaza. Poner en un recipiente y cubrir con film. Dejar enfriar 4 horas aproximadamente
  7. Formar las croquetas sobre la encimera enharinada. Pasar por huevo batido y pan rallado
  8. Freír en abundante aceite caliente