Hornazo de Salamanca

Quien haya visitado Salamanca puede afirmar que toda ella es bella. Es imprescindible recorrer sus calles y visitar su catedral, la casa de las conchas, la plaza mayor, y buscar la famosa rana en la fachada de la universidad. Pero no solo sus edificaciones son dignas de admirar, sino también su gastronomía. Entre muchos platos encontramos el famoso hornazo salmantino cuyo origen se remonta al siglo XVI. Han pasado ya muchos siglos. No obstante, el hecho de que a día de hoy no se haya mermado el deseo de las familias salmantinas para reunirse y comer el hornazo, nos indica que merece la pena cocinar y disfrutar de este plato. Su masa crujiente y, a su vez, tierna por dentro crea la necesidad de reclamar una buena porción. Además, los ingredientes que componen esta receta se disfrutan mucho por separado, pero si los unes, verás como los sabores se mezclan y hacen que sea un bocado irresistible para tu paladar.

Información de la receta

  • Tiempo de preparación: 1 hora y 10 minutos
  • Tiempo de cocción: 50 minutos
  • Tiempo total: 2 horas
  • Raciones: 6
  • Categoría: plato principal
  • Tipo de cocina: salmantina
  • Calorías: 277 kcal por cada 100 g

Ingredientes del hornazo de Salamanca para 6 personas

Para la masa:

  • 1 kg de harina de trigo
  • 450 ml de agua tibia
  • 2 cucharaditas de sal
  • 25 g de levadura fresca
  • 2 cucharadas de AOVE
  • 2 cucharadas de pimentón dulce

Para el relleno:

  • 360 g de lomo de cerdo adobado (8 filetes)
  • 90 g de jamón serrano (6 lonchas)
  • 150 g de chorizo de salamanca (12 rodajas)
  • 100 g de manteca de cerdo 
  • 4 huevos duros
  • 1 huevo fresco
Ingredientes del hornazo

Cómo hacer el hornazo de Salamanca

Primero de todo hacemos la masa del hornazo. Diluimos la levadura fresca en el agua tibia. A continuación, separamos los ingredientes secos de los húmedos. Por un lado la harina, la sal y el pimentón y por otro lado el agua tibia con la levadura, la manteca de cerdo y el AOVE. Juntamos las 2 mezclas y removemos todo muy bien. Para acabar, sacamos la masa, la volcamos en una base enharinada y acabamos de amasarla con las manos. Verás que gracias al pimentón te quedará con un toque rojizo.  Dejamos reposar la masa en un bol tapado con papel film transparente hasta que doble su volumen o 45 minutos aproximadamente. La masa debe estar en una zona sin corrientes de aire, por ejemplo, dentro del horno apagado.

Bola de la masa del hornazo

Cortamos la masa en 3 porciones iguales. Una servirá para la base, otra para cubrir nuestro hornazo y la restante para hacer el clásico enrejado que identifica este plato.

La masa del hornazo dividida en tres partes

Precalentamos el horno a 190 ºC. Mientras, estiramos con un rodillo la masa que servirá de base, siendo esta de unos 3 mm de grosor aproximadamente. Para que nos salga lo más rectangular posible, la estiramos sobre un papel de horno y con un cuchillo le cortamos la masa sobrante. Este proceso lo haremos con las 3 bolas de masa.

Masa del hornazo estirada y cortada

Llega el momento de darle vida a nuestro hornazo. Para ello, ponemos los ingredientes en el siguiente orden: En primer lugar, las doce rodajas de nuestro chorizo de Salamanca.

La masa del hornazo con chorizo

En segundo lugar, los ocho filetes de lomo adobado.

Masa del hornazo con el lomo adobado

Seguidamente, lo cubrimos con las lonchas de jamón.

Masa del hornazo con el jamón

Para acabar añadimos la capa de huevo cocido. 

Masa del hornazo con el huevo cocido

Una vez puesto todo el relleno, lo pasamos a una bandeja de horno. Después cubrimos el hornazo con la otra masa estirada. Para ello nos será de gran utilidad enrollarla en un rodillo para desenrollarla posteriormente encima. Una vez colocada, cortamos los excesos de masa. 

Cubriendo el hornazo con otra masa y un rodillo

Para acabar de decorar nuestro hornazo, le damos el toque característico: el enrejado. Pasamos el rodillo de rombos por la última masa estirada. Asegúrate de que esté bien cortada. Si no tenemos rodillo no pasa nada. Los rombos se pueden hacer con un cuchillo o simplemente cortando a tiras la masa.

Rodillo de rombos sobre la masa

Una vez hecha la forma, la colocamos sobre el hornazo y la estiramos hacia los lados para que se puedan ir viendo los rombos del enrejado. Cortamos nuevamente los excesos de masa. Sellamos los bordes del hornazo y lo pintamos con huevo para que cuando salga del horno esté bien dorado. 

Enrejado sobre el hornazo
Pintando el hornazo con huevo

Una vez pintado con el huevo, lo ponemos en el horno a 190 ºC durante 35 o 40 minutos o hasta que esté bien dorado. Cuando se acabe el tiempo, tendremos listo nuestro hornazo para poder disfrutar de él. 

Hornazo horneado

Resumen fácil de preparación

  1. Hacemos la masa del hornazo y la dejamos reposar hasta que doble su volumen 
  2. Cortamos la masa en 3 partes iguales
  3. Las estiramos y las cortamos en forma rectangular
  4. Encima de la primera masa colocamos el chorizo, el lomo adobado, el jamón y el huevo cocido
  5. Extendemos la segunda masa encima de todo
  6. Hacemos el enrejado de rombos en la tercera masa con un rodillo o un cuchillo
  7. Colocamos el enrejado sobre la masa
  8. Cortamos el exceso de masa, sellamos los bordes y lo pintamos con huevo
  9. Horneamos a 190 grados durante 40 minutos o hasta que esté bien dorado