El tira y afloja entre Volkswagen y las Administraciones públicas ha acabado bien. El grupo alemán ha comunicado oficialmente que acepta las ayudas públicas del PERTE VEC (impulsado con fondos europeos) y seguirá adelante con su plan para convertir España en un ‘hub’ europeo de movilidad eléctrica en los próximos años con una inversión cercana a los 10.000 millones de euros. La incertidumbre sobre el futuro de la planta de baterías que se construirá en Sagunto se ha disipado y seguirá el planeamiento inicialmente proyectado.

El presidente de SEAT, Wayne Griffiths ha explicado que “hoy es un día histórico para todos nosotros. Damos un paso estratégico:  SEAT S.A, el Grupo Volkswagen, PowerCo y las empresas del proyecto ‘Future: Fast Forward’ hemos aceptado la resolución del PERTE VEC y conjuntamente invertiremos 10.000 millones de euros en España”.  igualmente ha anunciado que se trata de “un primer paso y, ahora, seguiremos buscando soluciones para desarrollar nuestro ambicioso plan de electrificación“.

Los principales puntos de este proyecto son la electrificación de las fábricas que el grupo de automoción posee en Martorell y Pamplona, así como la citada planta de baterías en Sagunto, que será la primera del grupo en España, y que se construirá de la mano de la firma PowerCo Spain.

Un motor para la economía

Griffiths ha asegurado también que “este plan impulsará la transformación de nuestra industria y ayudará a crear miles de nuevos empleos y a mantener la competitividad del país. La aceptación del PERTE por parte del Grupo Volkswagen y de SEAT S.A. es una muestra del firme compromiso con España y con Europa”.

El presidente de SEAT ha finalizado agradeciendo “a todas las personas que han hecho posible el éxito de este plan, especialmente a la colaboración con las Administraciones públicas.  Hace 70 años SEAT puso España sobre ruedas, y ahora pondremos a España sobre ruedas eléctricas”.

La trascendencia de esta decisión del grupo alemán para la Comunidad Valenciana es muy elevada, ya que la inversión en la gigafactoría de Sagunto se elevará por encima de los 3.000 millones de euros y generará 3.000 puestos de trabajo directos y más de 12.000 indirectos.

Las conversaciones de los últimos días entre los representantes del Grupo Volkswagen y los del Gobierno de España y la Generalitat ya apuntaban a que habría fumata blanca y ayer el acuerdo se daba por hecho, tal y como se ha confirmado esta mañana.

El Gobierno valenciano, con Ximo Puig a la cabeza, y con el conseller de Hacienda, Arcadi España, han ‘apretado’ al ejecutivo de Pedro Sánchez en la figura de la ministra de Industria, Reyes Maroto, para mejorar las condiciones que ofrecían a Volkswagen en la primera parte del PERTE VEC. La empresa alemana ha amagado con abandonar su proyecto de electrificación si no se mejoraban las condiciones inicialmente previstas en la gestión de los fondos europeos.

Han sido dos semanas de incertidumbre con un final feliz para todas las partesVolkswagen ha conseguido más ayudas al pasar de 167 millones de euros en la resolución provisional a prácticamente 400 millones de euros (213 de subvención y 183 de préstamo) que podrán completarse en una segunda fase de la gestión de los fondos europeos durante el primer trimestre de 2023.

La Comunidad Valenciana también consigue un proyecto que ayudará a impulsar el empleo en la región y garantiza una ‘salida’ a las previsibles bajas de profesionales que se producirán en la planta de Ford en Almussafes durante el proceso de cambios en la producción que afronta la marca del óvalo. Navarra y Cataluña también aseguran el futuro de sus plantas de Landaben y Martorell. Y por último, las 60 pymes que acompañan a Volkswagen en este ambicioso proyecto también se benefician de este acuerdo final.