Tras más de dos meses con la justicia paralizada por la epidemia del coronavirus, este martes el caso Diana Quer regresó a los juzgados, esta vez con el recurso presentado por José Enrique Abuín Gey, alias el “Chicle”, el único condenado por el asesinato de la joven el 22 de agosto de 2016 después de acudir a una fiesta en A Pobra do Caramiñal (A Coruña).

Este mates se celebraró la vista oral en la que se analizó dicho recurso de apelación contra la sentencia condenatoria a prisión permanente revisable a la que fue sentenciado José Enrique Abuín Gey.

Horas antes, Juan Carlos Quer, padre de la joven asesinada, ha dicho, que se encuentra “sereno” y confía en que la “justicia vuelta a ser justa” y no estime el recurso presentado por Abuín Gey en el que pide repetir el juicio.

“El jurado dio un veredicto perfectamente fundado de acuerdo con las pruebas que se exhibieron y que también demostraron la agresión sexual por lo que aquellos que intentan ahora buscar otro móvil simplemente yerran”, advierte Juan Carlos Quer, que ha viajado de Madrid a A Coruña para acudir a la vista judicial del recurso de el “Chicle”.

Ha quedado visto para sentencia el recurso de apelación de la abogada de José Enrique Abuín Gey “el chicle” recurriendo la sentencia que le condenó por la detención ilegal, agresión sexual y muerte de Diana Quer.

Con el chicle sigiuendo la vista por videoconferencia desde una sala de la prisión en la que se encuentra, su abogada Fernanda Álvarez ha empleado una hora en intentar de nuevo echar abajo las teorías de la investigación, tanto policial como judicial, sobre el asesinato y agresión sexual de Diana Quer. Pero también ha puesto en cuestión la independencia del jurado popular e incluso la del magistrado presidente. De hecho, el recurso se fundamenta en el quebrantamiento de las normas y garantías procesales y en la vulneración del derecho a la presunción de inocencia.

La abogada ha hablado de falta de objetividad de los forenses, de la policía judicial, del prejuicio de culpabilidad del tribunal por la contaminación mediática previa de este caso, algo –dijo- de lo que no pudieron desprenderse en ningún momento los miembros del jurado. Hizo referencia a las pruebas que en más de una ocasión consideró manipuladas, de ahí la petición de nulidad de la pericial, y a los defectos que considera que tuvo el veredicto dictado. A su defendido, ha dicho la letrada, le han condenado con suposiciones, no con pruebas.

El abogado de la acusación, Ricardo Pérez, pidió la desestimación de este recurso porque a su entender todo quedó perfectamente claro y diáfano y los hechos probados en el juicio donde se condenó al Chicle.

El fiscal ha coincidido en la petición de la acusación al haberse respetado la presunción de inocencia del acusado, haber contra él pruebas contundentes de la autoría de los hechos y estar perfectamente motivada la sentencia.