Vencedor de un Gran Premio de Japón interrumpido durante alrededor de dos horas debido a la lluvia que caía este domingo en el circuito de Suzuka, el neerlandés Max Verstappen fue declarado campeón del mundo de Fórmula 1 en una confusión general tras una penalización a su rival monegasco Charles Leclerc (Ferrari) poco después del final de la carrera.

Al término de una carrera que había sido interrumpida en la tercera vuelta de la primera salida, debido a las condiciones meteorológicas y a dos abandonos, Verstappen (Red Bull), tras una segunda salida más de dos horas después, cruzó la línea de llegada delante de Leclerc y de su compañero mexicano Sergio Pérez (Red Bull).

Pero Leclerc, segundo en el Mundial, fue finalmente penalizado con cinco segundos y perdió su plaza en beneficio de Pérez.

Este cambio de posiciones permitió al holandés de 25 años ser coronado como campeón del mundo por segunda temporada consecutiva.

Al principio, el propio Verstappen asumió que debía esperar a otra carrera para ser campeón del mundo.

comienzo y el intento de adelantamiento por parte de Leclerc.

Primero muy difíciles para los pilotos, incómodos con la lluvia y el agua, las condiciones mejoraron tras la segunda salida, al calmarse la lluvia.

Dos abandonos al principio

“No se veía nada. Me sorprendió que se diera la salida, era peligroso”, reaccionó el tailandés Alex Albon (Williams), que abandonó debido a problemas mecánicos.

El español Carlos Sainz (Ferrari) también abandonó tras un accidente.

La carrera fue parada para permitir la evacuación de los dos autos.

Fue en ese momento en que el francés Pierre Gasly (AlphaTauri) vio en la pista un vehículo de asistencia.

Un incidente que provocó el enfado del francés: “¡Es inaceptable ! ¿Cómo es posible? No puedo creerlo”.

Este hecho recordaba el accidente que causó la muerte al francés Jules Bianchi en este mismo circuito en 2014.