Flags waving in front of the European Parliament in Strasbourg

La comisión de investigación del Parlamento Europeo sobre el caso Pegasus asumió este lunes que fueron las “autoridades españolas” quienes espiaron a políticos independentistas catalanes, a 18 de ellos con autorización judicial, aunque puso en duda la proporcionalidad de las escuchas.

“Sobre la base de una serie de indicadores, algunos de los cuales se admitieron en la comisión de Secretos Oficiales (del Congreso de los Diputados), se asume que la vigilancia a los objetivos catalanes se llevó a cabo por parte de autoridades españolas”, señaló el informe con las conclusiones de la comisión, tras más de un año de trabajo.

El Gobierno español siempre ha defendido en el Congreso de los Diputados que las investigaciones se efectuaron con autorización judicial y que está obligado a guardar secreto sobre las mismas.

El informe de la comisión del Parlamento Europeo, que fue aprobado por 30 votos a favor, 3 en contra y 4 abstenciones, apuntó también a Marruecos como el “posible” responsable del espionaje a los teléfonos móviles del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, de la ministra de Defensa, Margarita Robles, y del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.