La Unión General de Trabajadores (UGT) de Castilla-La Mancha ha destacado la influencia significativa que el envejecimiento de la población está teniendo en el mercado laboral de la región. En la última década, se ha observado un notable incremento en la cifra de personas mayores de 55 años en activo, así como en el porcentaje que este colectivo representa dentro del total de desempleados, reflejando las crecientes dificultades a las que se enfrentan en el ámbito laboral.

El Desempleo entre los Mayores de 55 Años: Un Reto Estructural

Isabel Carrascosa, secretaria de Empleo y Política Sindical de UGT CLM, ha puesto de manifiesto que el desempleo en este grupo de edad se ha convertido en un problema estructural en Castilla-La Mancha. La dificultad para reintegrarse en el mercado de trabajo a menudo conduce a la inactividad o al reingreso en posiciones de menor calidad, en una fase crítica de sus vidas profesionales y personales.

Datos que Reflejan la Problemática

El porcentaje de la población castellanomanchega mayor de 55 años ha ascendido del 27% al 37% en los últimos diez años. Según datos de la Encuesta de Población Activa, la participación de este grupo en el conjunto de activos de la región ha aumentado del 11,9% al 21,3%. Del mismo modo, este colectivo constituye actualmente el 20% del total de parados, duplicando su representación en la última década.

El Edadismo en el Mercado Laboral

Carrascosa también ha señalado el crecimiento del “edadismo”, o discriminación por razón de edad, en el ámbito laboral. Las empresas recurren cada vez más a los despidos y las prejubilaciones, muchas veces como estrategia para reducir costes, ignorando el valor y la experiencia que los trabajadores senior pueden aportar.

Llamado a la Acción

Desde UGT CLM se aboga por una reforma de las políticas activas de empleo para ofrecer a este colectivo oportunidades de recualificación y valoración de sus capacidades. Se propone un itinerario individualizado y tutorizado que facilite su retorno al mercado laboral, evitando así un camino tortuoso hacia la jubilación.

“Estas personas poseen una experiencia invaluable que no está siendo adecuadamente aprovechada”, enfatiza Carrascosa, señalando que los estereotipos y prejuicios son a menudo las principales barreras que impiden a los mayores de 55 años acceder a empleos de calidad.