El Movimiento Sumar tiene la ambición de consolidarse como un partido político crucial en el próximo ciclo de gobierno. El anuncio se produce poco después de las elecciones generales, en el que Ernest Urtasun, uno de los líderes de la coalición, apunta al fortalecimiento de Sumar en la escena política española.

El Desafío de la Doble Militancia

La estructuración y el crecimiento del partido son los desafíos inmediatos. Se espera que el proceso de formación y establecimiento del partido se complete en otoño, sentando las bases para el futuro de Sumar en la política española. Uno de los aspectos clave en la organización del partido es la cuestión de la doble militancia, que permitiría a los miembros de otros partidos existentes unirse a las filas de Sumar. Se considera que esta práctica es esencial para atraer a miembros ya politizados de otros partidos como Podemos, Izquierda Unida, En Comú Podem o incluso el PSOE.

Las Consecuencias del Cambio

Permitir la doble militancia, sin embargo, podría generar controversia. El paso podría abrir conflictos con otras organizaciones integradas en Sumar, ya que la mayoría de los partidos no permiten la doble militancia. Estos partidos tendrán que debatir su postura frente al nuevo escenario y determinar su estrategia frente a la emergente Sumar.

La Postura de Podemos

Podemos, por ejemplo, ya ha delineado su postura frente a Sumar, a pesar de que no ha habido un debate formal dentro del partido. La cúpula de Podemos ha expresado su deseo de mantener una alianza “electoralmente conveniente” con Sumar, aunque ha rechazado una “unidad estratégica”. Sin embargo, personalidades influyentes como Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores de Podemos, han pedido un “proceso interno” para aclarar la posición del partido frente a Sumar.

El Reto de Sumar

Sumar se enfrenta al reto de diseñar su estructura y funcionamiento. En su asamblea fundacional, que está prevista para el próximo otoño, se aprobarán los estatutos del partido. Actualmente, se espera que la asamblea general, formada por todos los miembros afiliados, sea la encargada de elegir la futura ejecutiva de Sumar, que se define como la Mesa de Coordinación.

La organización también contemplará el modelo para la toma de decisiones. En contraste con Podemos, que toma decisiones en línea, Sumar está considerando un enfoque más tradicional, con asambleas presenciales para los afiliados.

En resumen, el Movimiento Sumar se encuentra en una etapa crucial de su desarrollo, buscando afirmarse en el escenario político español y atrayendo a miembros de otras formaciones políticas. Sin embargo, la doble militancia puede provocar tensiones con otros partidos y plantea la pregunta de cómo estos partidos interactuarán con Sumar en el futuro. Sólo el tiempo dirá cómo se desarrolla este nuevo actor político y cómo impactará en el panorama político de España.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí