Delegación del Gobierno en Madrid ha anunciado una sanción administrativa de 600 euros, lo máximo que permite la ley, para los organizadores de la manifestación en el barrio de Chueca del sábado, en la que se gritaron consignas homófobas como “fuera sidosos de Madrid” o “fuera maricas de nuestros barrios”.

La Delegación ha incoado además expediente sancionador de 800 euros a seis de los participantes en la marcha por un delito contra la Ley de Seguridad Ciudadana, por llevar seis bengalas, cinco palos de distintos tamaños y un puño americano. Mercedes González, delegada de Gobierno, lo ha anunciado en una rueda de prensa tras contar con el informe realizado por la Policía Nacional, que ya ha remitido a la Fiscalía.

Según ha explicado González, la marcha fue comunicada, en tiempo y forma, por la Asociación de Vecinos de San Blas-Canillejas y la Asociación de Vecinos del Pinar de Chamartín y Hortaleza, bajo el lema ‘Di no a las Agendas 2030-2050’. Por esta razón se ha abierto el expediente de infracción administrativa por incumplimiento de las leyes reguladoras del derecho de reunión y de protección de la seguridad ciudadana, al no ajustarse el objeto de la manifestación al escrito de comunicación.

La delegada de Gobierno ha asegurado, por otra parte, que la Asociación de Vecinos del Pinar de Chamartín y Hortaleza, liderada por el neonazi y exmiembro de los Ultra Sur Alberto Ayala, ha organizado cuatro manifestaciones desde que llegó a la Delegación y en ninguna de ellas hubo incidentes.

González ha defendido la actuación durante la marcha de la Policía Nacional y que no disolviera la protesta, que congregó a 200 personas, porque se podría haber producido una batalla campal por las cargas policiales y había niños y personas mayores. Además, tras la marcha, uno de los participantes decidió volver a Chueca y fue detenido por la Policía Municipal de Madrid por “agresiones”.

Al ser preguntada por la imagen de ver banderas nazis en Madrid, la delegada ha confesado que le “asquea” la situación. “Si vamos a descubrir ahora que hay nazis en nuestra ciudad me alegra que esto haya servido para esto. Hay nazis en nuestra ciudad y vamos a intentar que tengan el menor espacio posible”, ha indicado.