espionaje con el software Pegasus, del que él mismo ha sido víctima, y sobre la destitución de la que fuera directora del CNI, Paz Esteban.

“Comparezco para rendir cuentas sobre las informaciones del programa Pegasus, ya que distintos grupos han puesto en duda el compromiso del Gobierno con la política de acercamiento con Cataluña”, ha comenzado. Al respecto, ha lamentado que las intervenciones telefónicas hayan “minado la confianza” y “la buena relación” entre Ejecutivo y Generalitat.

Durante su discurso ha remarcado que el compromiso del Ejecutivo responde a “la regeneración democrática y la ejemplaridad también se extiende a la Seguridad Nacional, una tarea que exige discreción, profesionalidad, rigor y un fiel cumplimiento de la legalidad”.

Escuchas a través de Pegasus

En su intervención, ha reconocido “un fallo de seguridad que ha provocado que podamos ser espiados”, pero ha prometido que se desclasificará toda la información que sea requerida en sede judicial “siempre que no afecte a la seguridad nacional“.

Sobre el espionaje, el líder del Ejecutivo ha reiterado que la mayor parte de los móviles infectados, “lo han sido por actores desconocidos, completamente ajenos a la administración española, como lo fueron los del gobierno”.

Reestructuración del CNI

Tras el escándalo de Pegasus, Paz Esteban fue destituida y reemplazada por Esperanza Casteleiro. Al respecto, Sánchez ha explicado que “el Defensor del Pueblo actuó de oficio con el trabajo del Centro Nacional de Inteligencia, y el Gobierno optó una vez más por la máxima transparencia”.

Asimismo, ha puntualizado que el CNI solicitó al Tribunal Supremo la “autorización para intervenir en las comunicaciones de 18 personas, no 65″. En este contexto, ha detallado que dichas actuaciones se realizaron “con pleno respeto a la legislación vigente y los protocolos”.

Sánchez ha reconocido que es necesario avanzar en seguridad y por ello ha anunciado que el Gobierno “está trabajando en la creación de una Red Nacional de Ciberseguridad, donde se incluirá a la administración del Estado, las comunidades autónomas y las entidades locales”. Además, ha confirmado que se pondrá en marcha una nueva ley de información clasificada, conocida como de secretos oficiales, y “la reforma de la ley reguladora del CNI para reforzar las garantías de ese control con el máximo respeto a los derechos de las personas”.

Corrupción en el PP

El presidente del Gobierno también ha recordado al Partido Popular varios casos de corrupción como la trama Gürtel o el caso Kitchen: “Con una mano recortaban y con la otra cobraban sueldos en B”, ha subrayado Sánchez.

En este sentido, también ha advertido que “cuando aparece un caso de corrupción en un partido, en lugar de sacar al culpable, echan al que ha señalado la corrupción”.