edificio de la calle General Pardiñas, en Madrid, ha quedado “muy dañado” tras la explosión sucedida el viernes con “zonas inestables”, que todavía podrían derrumbarse. Así lo indica la evaluación del cuerpo de Bomberos de Madrid y los servicios técnicos municipales.

En su conjunto, se mantiene estable. Así lo ha indicado el supervisor guardia de Bomberos de Madrid, Antonio Marchese. Indica que la empresa constructora solidificará el edificio para convertirlo en un espacio seguro.

El cuerpo de bomberos han revisado las viviendas contiguas, junto a operativos de la Policía Judicial y el servicio de Protección de la Edificación, que se ha quedado a cargo de las obras.

Las viviendas contiguas también se encuentran estables, a pesar de alguna grieta en los muros y de algunas ventanas rotas. Sin embargo, Marchese subraya que “el problema son los daños en las medianeras“.

Los técnicos de Protección de la Edificación tomarán la decisión, “a lo largo de la semana”, de cuándo puedan volver los vecinos a sus viviendas. Por el momento, 46 viviendas han podido ser habitadas de nuevo tras recuperarse el suministro de agua, luz y de gas al comprobar que no hay riesgo de fuga. Sin embargo, los edificios más cercanos continúan vacíos.

Un total de 96 personas han sido desalojadas de sus viviendas como medida de precaución, aunque solo seis han precisado de alternativa habitacional. Los residentes de las dos fincas que flanquean el inmueble han podido recoger algunos objetos personales, aunque acompañados de operativos del cuerpo de bomberos.

Dos muertos y 18 heridos

La explosión registrada en el ático del edificio de cuatro plantas causó dos muertos y 18 heridos, uno en estado grave. Además, causó numerosos daños materiales y obligó al desalojo de las viviendas colindantes. Del total de heridos, cinco necesitaron ser derivadas al hospital.