Nuevamente se dio a conocer una historia indignarte de maltrato animal. Esta vez se trata de la historia de un cachorro de león que sufrió un abuso por parte sus dueños, quienes lo usaban con fines comerciales y le rompieron las patas para que no pudiera escapar.

Simba, un cachorro de león, fue víctima de un fotógrafo que le partió las dos patas para hacer que los turistas pudiesen posar con él. Los hechos, sucedidos en Rusia, han hecho que el propio presidente Vladimir Putin abra una investigación criminal.

“Ha sido sometido a un océano de dolor”, afirmaba el veterinario que le atendió. Simba había sido desde el verano pasado, cuando lo alejaron de su madre, un bien turístico para los viajeros. Sin embargo, el animal comenzó a crecer y viendo que se movía mucho, el fotógrafo decidió partirle las piernas.

El león fue encontrado en la región de Daguestán (Rusia) y, además de las dos patas fracturadas, se observaban signos evidentes de maltratos prolongados en el tiempo. Tenía obstrucciones intestinales, úlceras por presión y pérdida de masa muscular.

“Qué esté vivo es todo un milagro”, sostiene el veterinario. Yulia Ageeva, experta que liberó al pequeño de tal tortura, señaló que “fue realmente un infierno” lo que había vivido Simba, en declaraciones para el Daily Mail.

Yulia Ageeva, fue la encargada de llevar a cabo una misión de rescate del animal y declaró que prácticamente no estaba alimentado, además de que Simba sufrió úlceras por presión, obstrucciones intestinales y una pérdida de masa muscular en las extremidades posteriores.

Por esta razón el equipo de rescate llevaron al cachorro al veterinario especialista Karen Dallakyan, quien le realizó una serie de cirugías y que actualmente lo acompaña en su rehabilitación.

El veterinario ruso y rescatista animal compartió en sus redes sociales el avance el león, quien de forma inesperada logró recuperarse tras múltiples operaciones.

Anotación 2020 06 12 192013