La Dehesa Boyal ha sido el marco del gran juego de orientación, una iniciativa de la Concejalía de Medio Ambiente y Ecoembes en la que han participado ciento cincuenta personas durante el fin de semana, con el objetivo de disfrutar de este espacio natural a la vez que aprender a reciclar.

Una actividad destinada a familias que ha contado con tres pruebas en los que han tenido que diferencias la manera de separar el tipo de residuo, sus características y cómo aprovecharlo y reutilizarlo, ha explicado la concejala de medio ambiente, Noelia Caballero.

Una propuesta para conocer el pulmón de Puertollano a través de la Orientación en la que han aprendido a leer un mapa, el uso de la brújula y cómo adentrarse en este monte público y conozcan más a fondo su valor medioambiental.

VOLVER A PORTADA