El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, tiene programado un “viaje oficial” a Marruecos este miércoles, en un movimiento que subraya la importancia de las relaciones entre España y su vecino del sur. Aunque aún no se ha confirmado si será recibido por el rey Mohamed VI, la presencia de Sánchez, acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, marca un momento significativo en las relaciones bilaterales entre ambos países.

Un Encuentro Largo Esperado

Este viaje se produce más de un año después de la última Reunión de Alto Nivel (RAN) con Marruecos, un encuentro que no contó con la presencia de Mohamed VI debido a que se encontraba fuera del país. Sin embargo, en aquel momento, el monarca marroquí emplazó a Sánchez a una futura visita oficial, la cual se materializará finalmente esta semana.

Marruecos y España: Socios Estratégicos

Desde Moncloa se ha hecho énfasis en la relación especial que existe entre España y Marruecos, calificando al país norteafricano como “vecino, amigo y socio estratégico en todos los ámbitos”. La visita de Sánchez se enmarca en el inicio de la nueva legislatura y busca reforzar “los profundos lazos que unen a ambos países”, en palabras de la presidencia española.

Expectativas y Antecedentes

La relación entre España y Marruecos ha atravesado diversos momentos de tensión y cooperación a lo largo de los años, siendo fundamental en temas como la inmigración, la seguridad y el comercio. La visita de Sánchez a Marruecos podría abrir nuevas vías de diálogo y cooperación, fortaleciendo la estabilidad y el desarrollo mutuo.

La comunidad internacional y ambos países observan con interés este viaje, que podría marcar un punto de inflexión en la mejora de las relaciones bilaterales. La confirmación de un encuentro con el rey Mohamed VI añadiría un componente adicional de significado a la visita, simbolizando una voluntad compartida de avanzar en la cooperación y el entendimiento mutuo.