El líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, no ha confirmado este jueves el apoyo de su partido para la reelección de Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea en 2024. Desde Bruselas, expresó su descontento con el respaldo de la Comisión a la reforma de pensiones propuesta por el Gobierno de Pedro Sánchez, calificándola como un “aplazamiento táctico” hasta 2025 para esquivar las elecciones de este año.

Feijóo describió su relación con Von der Leyen como “correcta” y la reunión en Bruselas como “amplia” en temas tratados. El líder del PP aclaró que no puede comprometer el apoyo de su partido a la reelección de

Von der Leyen, ya que primero debe enfocarse en ganar las elecciones del 28 de mayo, luego las generales a finales de año y, finalmente, las europeas en mayo de 2024. “Esta es mi tarea, una vez conseguidos esos tres hitos podré anunciarlo”, afirmó Feijóo respecto al futuro de Von der Leyen.

El presidente del PP resaltó que España no podrá garantizar la sostenibilidad de las pensiones sin creación de empleo, crecimiento económico y superación del estancamiento desde 2019. En caso de llegar al gobierno, prometió implementar una política económica “estable y previsible”, que controle la deuda y el déficit público, para controlar la inflación y mejorar la situación de las familias con menos recursos, que enfrentan la “mayor inflación desde los años ochenta”.

Feijóo subrayó la responsabilidad de la Comisión Europea en supervisar el cumplimiento de las reglas fiscales, aunque reconoció que el margen de acción de Bruselas en el tema de las pensiones es “limitado, muy limitado”. No obstante, insistió en que los cinco años “de populismo” del Gobierno actual de Pedro Sánchez “no es ético ni para los españoles ni para el conjunto de la UE”.

Además, criticó la “opacidad” del Ejecutivo en su Presidencia de turno de la UE al no incluir al principal partido de la oposición en sus objetivos. Feijóo instó a que, durante el semestre español, se desbloqueen los acuerdos comerciales con Mercosur, Chile y México, y expresó el apoyo del PP a la propuesta del mercado eléctrico presentada por Bruselas.