La crema solar es el complemento indispensable para vivir un verano sin preocupaciones y protegiendo a nuestra piel del sol. Durante los meses de verano es más frecuente que nos expongamos a los rayos solares y, por eso, más que nunca, debemos usar protector solar. Aunque lo adecuado para estar bien protegidos de los rayos ultravioleta sería usar crema solar durante todo el año.

Usar crema solar durante el verano es muy importante ya que es cuando el astro rey es más potente, las horas de exposición solar se ven incrementadas y también pasamos más tiempo al aire libre. De la misma forma, desde junio hasta septiembre es cuando más visitamos piscinas, ríos y playas y hacemos la práctica de tomar el sol hasta en terrazas y balcones.

¿Cuáles son los niveles de protector solar?

Sabemos que debemos usar crema solar pero a la hora de comprarla nos encontramos con que existen diferentes niveles y opciones disponibles tanto en parafarmacias, como supermercados, droguerías o farmacias. Entonces, ¿cuál es el mejor protector solar? La respuesta está clara: depende de cada persona.

Lo primero en lo que debemos fijarnos a la hora de escoger crema solar es en que existen diferentes niveles de protección. Se conocen con el nombre de Factor de Protección Solar o por sus siglas FPS o SPF (por su nombre en inglés). El FPS hace referencia a la cantidad máxima de tiempo que se puede estar bajo el sol sin quemarse. Por lo tanto, cuanto más alto sea el factor de protección de la crema solar, más protegida estará nuestra piel. Los expertos siempre recomiendan usar, como mínimo, SPF 30.

Diversos estudios indican que el protector solar SPF 30 filtra un 97% de los rayos ultravioleta mientras que los de SPF 50 lo hacen con un 98%. No hay ninguna crema solar que proteja por completo. Todos los protectores solares por debajo de 15 solo impiden las quemaduras, no protegen contra otros factores como el envejecimiento o el cáncer de piel, por lo que no se recomienda su uso para ningún tipo de piel.

Uses el factor que uses en tu crema solar, es necesario que renueves su aplicación cada dos horas aproximadamente. Y si estás en la playa o en la piscina, hazlo después de cada baño. Ten en cuenta que también entra en juego el tipo de piel que tengas. Si tienes piel muy clara, aplícate siempre la protección más alta. Si tu tono es más moreno, puedes rebajar hasta SPF 30. Es muy importante que, aunque vayas cogiendo un tono de piel más oscuro durante el verano, nunca dejes de protegerte. Recuerda, lo ideal es aplicar la crema solar 30 minutos antes de la exposición.

VOLVER A PORTADA