La primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, ha anunciado a última hora de este viernes un paquete de 30.000 millones de euros para ayudar a familias y a negocios a salvar en la medida de lo posible la subida de los costes de la energía.

Una tercera parte de esta cifra será específicamente destinada a las ayudas mientras que los otros 21.000 millones de euros adicionales serán incorporados a los Presupuestos Generales de 2023, tal y como ha sido anunciado en la revisión de Nadef, el Documento Económico Financiero, aprobada ayer en el Consejo de Ministros.

Para financiar las medidas, Meloni y su equipo de gobierno pretenden asumir deuda adicional el año próximo a expensas de un déficit del 4,5% en lugar del 3,4 por ciento previsto, según el ministro de Economía y Finanzas, Giancarlo Giorgetti, quien espera que el porcentaje descienda al 3 por ciento en 2025.

En rueda de prensa recogida por ‘La Repubblica‘, la primera ministra y el titular de Finanzas ha reconocido que el país se enfrenta a la amenaza de la recesión económica pero ha matizado que el de Italia no es un caso excepcional.

“Lo están mencionando muchos partidos a nivel mundial y europeo. También podría tocar a Italia. Estamos preparados para afrontar estos riesgos, por eso nos presentamos al Parlamento con una actitud responsable”, ha explicado Giorgetti.

Al mismo tiempo, el ministro de Energía italiano, Gilberto Pichetto Fratin, ha anunciado planes de expansión para las extracciones de los depósitos de gas natural en la costa de Italia. Concretamente, estima una extracción adicional de 500 millones de metros cúbicos de gas a corto plazo, que aumentaría hasta los 15.000 millones de metros cúbicos durante los próximos 10 años.