Marruecos se ha convertido en el ‘matagigantes’ del Mundial de Qatar 2022. Tras dejar a Bélgica en la cuneta en la primera fase, España y Portugal fueron los siguientes en caer. Un solitario gol de En Nesyiri y su muro defensivo les permitió hacer historia para ser la primera selección africana que se cuela en unas semifinales de la Copa del Mundo y, probablemente, poner fin al ciclo internacional de Cristiano Ronaldo.

El plan de partido fue el previsto. Los marroquíes encerrados y buscando la contra, mientras los lusos buscaban huecos imposibles. Con Cristiano Ronaldo otra vez en el banquillo, Joao Félix fue la principal fuente para desatascar la situación.