Fernando Grande-Marlaska, ha sido recibido esta mañana con abucheos en la jura de bandera de la XXXVI promoción de la Escuela básica de Policía Nacional, en Ávila. Estos pitidos llegan después de las polémicas palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso, al hablar de los agentes enviados a Cataluña durante el referéndum del 1-O.

Alusión a los “piolines”

Este pasado miércoles, Sánchez puso en valor la gestión del Gobierno en Cataluña y para ello utilizó una frase que levantó polémica: “La diferencia entre nosotros es que ustedes mandaban piolines y con nosotros juega la selección española en Cataluña sin ningún tipo de problema o de polémica”, le dijo a la bancada ‘popular’.

Hoy, Marlaska ha defendido que cuando Sánchez hizo alusión a los “piolines” en realidad se estaba refiriendo a los tres barcos que el Ejecutivo que dirigía Mariano Rajoy envió para alojar a los agentes desplegados. “Lo que ha dicho el presidente del Gobierno es que ustedes llevaron en condiciones indignas a Cataluña a nuestra Policía y nuestra Guardia Civil”, ha explicado Grande-Marlaska.

En este contexto, el titular de Interior ha subrayado que el Partido Popular “todavía se siente culpable por lo que hizo con la Policía durante siete años”. “Recordamos todos las imágenes. Son unos barcos en el Puerto de Barcelona donde nuestros hombres y mujeres, en unos momentos difíciles que se les exigía un plus de esfuerzo y exigencia, no fueron tratados con la dignidad necesaria que les debe tratar su Gobierno, como representante de la sociedad española”, ha añadido.

Críticas de Jupol

Sin embargo, esta matización parece no haber convencido a Jupol, el sindicato mayoritario, que no ha manifestado que lo dicho por el líder del Ejecutivo es una “falta de respeto”: “No se puede referir a los garantes del Estado de Derecho y la Constitución como piolines”.