Otero de Bodas, Zamora, se preguntan cuándo van a llegar las ayudas por parte del Gobierno tras unos incendios que han arrasado con casas, ganado y campo.

Algunos creen que han pasado a formar parte de la España vaciada a la España calcinada. Así se lo hicieron saber ayer al Presidente del Gobierno Pedro Sánchez en su visita a esta localidad. Reclaman que se les escuche, que se les tenga en cuenta y sobre todo que esas ayudas lleguen lo antes posibles porque a la falta de médicos, de internet y de servicios se suma ahora uno de los bienes más sensibles y necesarios que es la Sierra de la Culebra calcinada por las llamas.

“Estamos dejados de la mano de Dios. Olvidados en todos los aspectos”, comenta uno de los vecinos.

“Ayúdenos que no tenemos de nada, somos la España olvidada, vaciada, quemada”. Los vecinos aprovecharon la visita del presidente del Gobierno para reprochar sus quejas entre multitud de sentimientos, llanto, enfado, rabia, etc. A lo que Sánchez aseguraba reiteradas veces que “vamos a intentar recuperarlo. Les vamos a ayudar”.

Jesusa, una anciana de 100 años tuvo que dejar su pueblo por los incendios, pensando que nunca más volvería. Asegura estar agradecida a Pedro Sánchez, a quien también le ha pedido ayuda. Esos mismos vecinos quieren que se les oiga, que se les vea y sobre todo, que no les vuelvan a olvidar.

Protestas contra Mañueco

Los vecinos de los pueblos de la Sierra de la Culebra protestaron en Zamora por la gestión del Gobierno de Castilla y León. Con gritos de dimisión, troncos quemados, ceniza en el cuerpo y más símbolos que servían para mostrar su indignación ante el peor incendio de la historia de Zamora y de Castilla y León. En el incendio de Zamora se quemaron más de 30.000 hectáreas de 24 pueblos.