ciudades enteras con millones de habitantes para conseguir controlar los brotes de coronavirus que puedan surgir en el país.

No obstante, lo más curioso son los métodos que emplean en China para confinar a los ciudadanos que dan positivo en coronavirus. Ahora, están guardando cuarentena dentro de unos originales cubículos para evitar que haya riesgo de expansión del virus, hasta que ya no tengan síntomas y hayan dado negativo en las siguientes pruebas que se hagan.

Estos cubículos son una especie de campos de aislamiento en los cuales se alojan a numerosas personas que, o bien están infectadas, o bien pueden padecer síntomas, y del cual tienen prohibido salir hasta que se hayan recuperado por completo y no se notifique que padezcan ningún problema de salud.

China se blinda para las Olimpiadas

Es precisamente la capital de China, Pekín, la que albergará los Juegos Olímpicos de Invierno, que se jugarán desde el próximo viernes 4 de febrero hasta el domingo 20 de febrero, por lo que el país está tratando de atajar todos los problemas que pueda causar el coronavirus de cara a la cita olímpica, que comenzará en cuestión de pocas semanas.

No es la primera vez que China toma medidas drásticas de cara a lo que se refiere a eventos deportivos. En Fórmula 1, no se disputa el Gran Premio de China desde el año 2019, año en que surgió el coronavirus, y que tampoco se disputó durante 2020 y 2021. Este año 2022 tampoco se realizará, y se tiene la esperanza de que en 2023 vuelva a disputarse por primera vez en cuatro años.

Son muchos los países que, como China, también han decidido que prevalezca la seguridad sanitaria en su país antes que en la celebración de eventos deportivos. Es el caso de Corea del Norte, que decidió retirarse de las eliminatorias para la Copa Mundial de fútbol de Qatar 2022, por lo que no tiene opciones de disputar la cita mundialista de este año.

 

VOLVER A PORTADA