Renfe está ultimando una disposición en el nuevo protocolo que prepara sobre el uso gratuito de los abonos gratuitos de los trenes de media distancia para sancionar a los viajeros que estén haciendo un uso indebido. Según fuentes de Renfe, estas prácticas irregulares son “minoritarias” entre los dos millones de usuarios que se han visto beneficiadas por la medida del Gobierno, pero desde el operador ferroviario quieren ponerles freno.

Tal y como reveló en su día EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, los abonos gratuitos no solo atraen más demanda, sino que permiten reservar plaza y no presentarse sin penalización alguna. Así, hay quien reserva plaza en varios trenes para coger el que más le convenga y bloquea asientos que terminan yendo vacíos. 

Esto afecta a viajeros que cogen todos los días el tren y que se ven sin billetes, además de provocar situaciones absurdas, como que un tren no admita la reserva de más billetes cuando luego en el trayecto va en verdad con numerosos asientos libres.

Un portavoz de Renfe ha explicado que se están barajando varias posibilidades a la hora de tomar medidas, como la no devolución de la fianza de 20 euros que el usuario debe pagar para beneficiarse de la medida o la anulación del abono “en los casos más graves”. “Hay otras medidas que se detallarán después de realizarse los preceptivos informes jurídicos”.

La medida de los abonos gratis fue aprobada en agosto por el Ministerio de Transportes (Mitma) de cara a “potenciar el uso del transporte público”. Por un lado, aprobaron las rebajas del 30% —de hasta el 50% si la Comunidad Autónoma pone de su parte— de los títulos de transporte urbanos e interurbanos. Por otro, los abonos gratuitos de Cercanías y media distancia (incluidos los corredores Madrid-Salamanca y Ourense-A Coruña), inspirados en el billete a nueve euros para toda la red que lanzó Alemania este verano, y los descuentos del 50% en alta velocidad de media distancia.

Para beneficiar al viajero frecuente, el Mitma limitó la gratuidad a trayectos entre dos estaciones concretas, con un mínimo de 16 viajes en los cuatro meses de vigencia del abono y con un depósito de fianza (diez euros para Cercanías y veinte para Media Distancia). La fianza se devuelve automáticamente a partir del 31 de diciembre, cuando termina la promoción, siempre que el usuario haya realizado esos 16 viajes.