La Federación Catalana de Caza (FCC) ha convocado una huelga indefinida tras la aprobación en la región del la ley 5/2020 de Orden de Vedas en la que se recogen propuestas de multas de hasta 3.000 euros.

Los cazadores señalan que han decidido hacer este paro porque se sienten perseguidos, criminalizados y poco reconocida su aportación social al medio natural y advierten de que sin su trabajo las piaras de jabalíes aumentarán más de un 40%, trayendo como consecuencia el aumento del riesgo de accidentes de tráfico y de daños en los cultivos.

El presidente de la FCC, Sergio Sánchez, explica que la ley tiene un “excesivo celo sancionador del texto” y ve en ella “inseguridad jurídica”. Además, pide un mayor reconocimiento público de la importancia y el papel de la caza en Cataluña.

“La nueva normativa es desproporcionada y nada tiene ver con una realidad social que a menudo se etiqueta con un papel demonizador que no le corresponde“, según Sánchez. En su opinión, su actividad es responsable y sostenible, así como educativa y de sensibilización para niños y jóvenes en el medio rural.

La Federación Catalana de Caza es la cuarta federación deportiva en Cataluña en número de federados y cuenta con más de 840 sociedades de cazadores en todo el territorio.