Milicianos talibán habrían intentado interponerse en la marcha, que sin embargo ha seguido adelante tras la insistencia de las mujeres.

Las protestas continúan en Afganistán, a pesar de los incidentes que cada día se registran por todo el país.

El martes, al menos dos manifestantes murieron y otros siete resultaron heridos después de que los talibanes abriesen fuego durante una protesta en Herat.

Represión a los medios

Además los medios están siendo testigos de como día a día reciben acoso por parte de los talibanes, además de incautarles equipos para que no puedan ejercer su trabajo. De hecho, el director del periódico ‘Etilaatroz’, un popular diario de Kabul, ha denunciado este miércoles la detención de cinco periodistas del medio, según la cadena Tolo News.

Regreso de Al Qaeda

El regreso de los talibanes al poder tras una ofensiva relámpago que duró menos de dos semanas y que culminó con la caída de Kabul el pasado 15 de agosto, hace temer ahora que el país vuelva al punto de partida de hace veinte años.

Sin embargo, los talibanes insisten en que Afganistán no volverá a acoger células terroristas en la región.

«El Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) está comprometido con que su suelo no será usado por nadie» para atacar a otros países, aseguró a Efe el portavoz talibán Bilal Karimi, quien además añadió que «la formación posee la capacidad suficiente para proteger al país de amenazas terroristas con sus propios medios, por lo que no necesitan comprometerse con nadie para realizar operaciones conjuntas».

Un informe de la ONU publicado en junio del año pasado reveló que Al Qaeda permanece «activa de manera encubierta» con entre 400 y 600 miembros, incluidos sus «altos dirigentes», en al menos 12 de las 34 provincias afganas. 

 

VOLVER A PORTADA