En el año 2019 fallecieron 1.755 personas en accidentes de tráfico en España. Ese mismo año, 116.215 personas murieron a causa de una enfermedad cardiovascular en nuestro país. Con motivo del Día Mundial del Corazón (que se conmemora el 29 de septiembre) y desde Cardioalianza -que agrupa a más de 50 organizaciones de pacientes– llaman la atención sobre una aplastante realidad: este tipo de dolencias matan casi 70 veces más que los siniestros viales y, señala Maite San Saturnino, presidenta de la entidad, si se hace la comparativa con las cifras más recientes del 2020, en plena pandemia, el número incluso asciende hasta 90 veces más.

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de muerte en el mundo y también en España. Son responsables del 24,3% del total de defunciones -tasa de 253,1 fallecidos por cada 100.000 habitantes, con datos de Cardioalianza, por delante de los tumores, que representan un 22,8% de las muertes, y de las infecciosas que, aun incluyendo al coronavirus, representan el 16,4% del total de defunciones.

Este tipo de dolencias suelen aparecer por una combinación de distintos factores de riesgo. Seguir una dieta malsana, la inactividad física, el consumo de tabaco y el consumo nocivo de alcohol, como ya se sabe, están entre las más importantes. Pueden manifestarse en las personas a lo largo del tiempo en forma de hipercolesterolemia, hipertensión o diabetes (factores de riesgo metabólicos). Lógicamente, tener varios factores de riesgo multiplica el riesgo de sufrir un evento cardiovascular.

ESTILOS DE VIDA

La prevención de la enfermedad cardiovascular mediante diversas estrategias de modificación del estilo de vida y farmacológicas funcionan. De hecho, más del 50% de la reducción de la mortalidad cardiovascular se relaciona con la modificación de los factores de riesgo y el 40% con la mejora de los tratamientos, señalan desde esta entidad que, además, aplaude la nueva Estrategia de Salud Cardiovascular (ESCAV), aprobada el pasado abril por el Consejo Interterritorial, que tiene entre sus líneas de actuación prioritarias, la prevención de los factores de riesgo.

La ESCAV se centra en cuatro áreas de actuación preferente dentro de las enfermedades cardiovasculares: la cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca, arritmias/muerte súbita y valvulopatías, para hacer frente al diagnóstico precoz y la atención multidisciplinaria, coordinada y con continuidad asistencial de calidad, a pacientes agudos y crónicos con diferentes patologías.

UN 80% DE EPISODIOS EVITABLES

Sin embargo, desde Cardioalianza -que pondrá en marcha, del 26 al 30 de septiembre, coincidiendo con la celebración del Dia Mundial del Corazón -29 de septiembre-, la campaña #TuCorazónDependeDeTi- se pide a las instituciones “que agilicen acciones concretas en esta línea de prevención y control de los factores de riesgo cardiovascular”. Apuntan a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80% de los eventos cardiovasculares prematuros podrían evitarse actuando sobre los factores de riesgo y poniendo en marcha estrategias de educación en salud.

“Para lograr la reducción de la incidencia de eventos cardiovasculares es fundamental, además de acciones individuales, la intervención por parte de los gobiernos. Del mismo modo que las instituciones invierten en campañas de seguridad vial que son tan necesarias y que consiguen generar un impacto en la sociedad, deben de apostar por la realización de campañas de concienciación y prevención cardiovascular, pues no debemos olvidar que son la primera causa de muerte en nuestro país y a nivel mundial”, concluye Maite San Saturnino.