El Comandante Martínez, oficial del Centro de Operaciones de la Unidad Militar de Emergencia (UME), ha explicado que el aumento de los temperaturas no es la principal razón por la que se origina el fuego, sino “el descuido de las personas” que se da con dichas condiciones meteorológicas.

El calor de estos días ha disparado el riesgo de incendio a niveles máximos de 30 años, pero las temperaturas altas, por sí solas, no son en principio un factor de peligro. “Hay muchos otros condicionantes”, explica Martínez. El peligro está en “cualquier despiste durante una barbacoa, o a la hora de apagar una colilla, o el mero hecho de aparcar el coche sobre unos matojos, y que el calor del motor pueda provocar un fuego“, sostiene.

14 grandes incendios en lo que va de año

Los 14 grandes incendios forestales (mayores de 500 hectáreas) registrados en España hasta el pasado 8 de agosto sitúan a 2021 como el tercer año con mayor número de estos siniestros en la última década, tras 2012 en que se registraron 25 y 2017 con 16 grandes fuegos, y por encima de la media anual para este periodo que fue de 10.

Les sigue el año 2015 en el que, en el mismo periodo de tiempo (1 de enero a 8 de agosto), hubo 12 grandes fuegos y 2019 con 11 de estos siniestros, según los últimos datos provisionales facilitados por las comunidades autónomas a la vicepresidencia cuarta y Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco).

En lo que va de año se han producido 5.693 incendios forestales (la media anual de la década es 7.234), de los cuales 2.074 fueron incendios de más de una hectárea y 3.619 conatos, que han quemado unas 44.574 hectáreas de superficie forestal y, de ellas, 16.316 correspondieron a superficie arbolada; 24.069 hectáreas a matorral y monte abierto y 4.188 a vegetación herbácea.

Los más grandes de la actual ola de calor se registraron el jueves en Galicia y Cataluña.