La provincia de Ciudad Real, es la cuna de algunas de las historias más icónicas de la literatura mundial, como la del famoso caballero andante Don Quijote de la Mancha. En este artículo, te invitamos a realizar un recorrido por la llamada “Ruta de Don Quijote”, que atraviesa la provincia, descubriendo los encantadores paisajes, pueblos y monumentos que inspiraron a Miguel de Cervantes en su obra maestra.

Descubriendo los molinos de viento de Consuegra:

Uno de los lugares emblemáticos de la Ruta de Don Quijote son los molinos de viento de Consuegra. Estas majestuosas construcciones se elevan en lo alto del Cerro Calderico y parecen vigilar la llanura manchega desde lo alto. Fueron estos molinos los que inspiraron la famosa escena en la que Don Quijote, convencido de que eran gigantes, se enfrentó a ellos en una batalla imaginaria.

Explorando el encanto de Almagro:

La ciudad de Almagro es otra parada obligatoria en la Ruta de Don Quijote. Con sus plazas llenas de vida y sus calles empedradas, este pueblo ofrece un ambiente mágico que transporta al visitante a la época de Cervantes. Destaca el Corral de Comedias de Almagro, un teatro del siglo XVII perfectamente conservado, donde cada año se celebra el prestigioso Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro.

El castillo de Argamasilla de Alba:

No se puede hablar de la Ruta de Don Quijote sin mencionar el castillo de Argamasilla de Alba, donde se cree que Cervantes escribió parte de su obra maestra. Este lugar, lleno de historia y leyendas, permite al visitante sumergirse en la vida del escritor y en la historia de Don Quijote y su fiel escudero, Sancho Panza.

La Ruta de Don Quijote en Ciudad Real es un fascinante recorrido que permite descubrir la magia de esta provincia española a través de los ojos de su más célebre personaje literario. Desde los molinos de viento de Consuegra hasta el castillo de Argamasilla de Alba, pasando por las encantadoras calles de Almagro, esta ruta ofrece una experiencia única para los amantes de la literatura, la historia y la belleza de los paisajes manchegos.

VOLVER A PORTADA