Naciones Unidas, António Guterres, apuesta por mantener conversaciones con el Gobierno talibán en aras de asistir al pueblo afgano. El objetivo es evitar el colapso de su economía.

«El reconocimiento de un Gobierno no lo hace el Secretariado de la ONU, sino los Estados miembros y los órganos de Naciones Unidas», ha comenzado diciendo. Cree en mantener un diálogo con los talibanes tras su llegada a Afganistán. «Pero tenemos interacción permanente con los talibán y creemos que actualmente es esencial un diálogo con ellos«, asevera en una conferencia.

El mandatario de la ONU argumenta que es fundamental evitar que la economía de Afganistán decaiga, ya que no beneficiaría a nadie. Por ello pide que se encuentren «excepciones» a las sanciones impuestas por algunos Estados y por el propio Consejo de Seguridad.

«No significa reconocer nada»

Considera que es imperativo «hallar formar, excepciones o mecanismos que permitan inyectar dinero a la economía para evitar que quiebre«. Sin embargo, remarca que este paso «no significa reconocer nada».

«Es urgente que encontremos formas de evitar una catástrofe para el pueblo de Afganistán que, además, causaría inestabilidad y favorecería a los grupos terroristas que operan ahí», advierte sobre la situación del país afgano.

Guterres recuerda que Naciones Unidas está presente desde el año 1947, un periodo en el que su labor humanitaria ha sido «básica» para aliviar las «condiciones desesperadas de la gente». También ha dejado claro que la ONU continuará apoyando y promoviendo los derechos de las mujeres y los Derechos Humanos.

 

VOLVER A PORTADA