La directora de Salud Pública y Medioambiente de la OMS, María Neira, cree que España va a poder evitar el confinamiento masivo porque, aunque reconoce que existe “un segundo momento de crisis”, esta decisión tendría que estar justificada por una situación epidemiológica “muy alarmante”. Y ella, según señala, considera que ahora no se dan esas circunstancias: “cuando se ve cómo está Canarias, cómo están las Baleares, Asturias, Galicia… hay muchos lugares en el país donde la situación se ha podido controlar”, sostiene Neira.

“Hoy pensamos que no sería necesario y que lo importante es intentar evitarlo al máximo por las consecuencias económicas y en la salud mental, y porque dejan de prestarse servicios básicos de salud. Hay que ser muy estratégicos y tácticos en cuanto a la aplicación de esas medidas”, apunta, pero añade que si algún día es necesario hacerlo habrá que dar ese paso.

“Ahora seguimos recomendando esas medidas básicas de salud pública, que funcionan, porque además estamos realmente convencidos de que hay que hacer todo lo posible para evitar ese tipo de confinamientos masivos porque son medidas muy dolorosas, con consecuencias muy fuertes y tienen que ser totalmente excepcionales. Hay que hacer todo los posible para evitar ese tipo de medidas indiscriminadas, que se aplican a toda una nación, porque se pueden buscar otras soluciones diseñadas a medida en función de cuál es la situación epidemiológica y lo más adaptadas posibles a la situación local. Se pueden aplicar estas medidas casi quirúrgicas, de bisturí, en vez de tener que hacer una cirugía de amputación”, ha indicado.

Sobre el aumento de los contagios en todo el mundo y que parece que en buena medida está relacionado con las reuniones familiares y especialmente el ocio entre las generaciones más jóvenes, Neira considera que a los jóvenes “hay que hablarles en el lenguaje con el que se comunican, en las redes sociales que ellos usan porque es la forma de llegar a ellos, y usar a personas que tienen una influencia sobre ellos. Si usamos los canales y las personas tradicionales llegaremos menos a ellos. Tenemos que pedir a los jóvenes que, a través de asociaciones o movimientos, sean ellos quienes diseñen esas campañas”. “Ellos tienen que seguir con su vida -añade-, nadie quiere cortarles una calidad de vida que se merecen, pero tienen que adoptar medidas, hacer una valoración del riesgo y evitar los lugares cerrados sobre todo, porque se puede tener ocio en lugares abierto donde la transmisión es más difícil. ¡Que disfruten del verano¡, pero con un mínimo de medidas, como la distancia social y las mascarillas, que a lo mejor no son muy estéticas, pero que lo ‘glamouricen’ un poco y lo hagan como algo divertido y lo incorporen en sus hábitos porque esto no va a durar siempre y los necesitamos.

España en los últimos días duplica los contagios del Reino Unidos

“España ha aumentado su capacidad de hacer test muchísimo y eso da parte de la respuesta, porque cuantos más test hay mejor información sobre la situación real se tiene. Nos permite tener una reacción lo más rápida posible. Pero al igual que se hace la pregunta de por qué hay diferencias entre los países europeos también se puede preguntar por qué hay diferencias entre las regiones del país. ¿Por qué el País Vasco tiene un problema difícil y Asturias no, cuando comparten una situación geográfica parecida? Es el momento fundamental de compartir experiencias y aprender las lecciones lo más rápido posible y hablar mucho entre los diferentes tomadores de decisiones y no tener ningún reparo a compartir lo que no funcionó y lo que si lo hizo.

Sobre qué tiene que ocurrir para que estemos ante una segunda oleada de coronavirus, Neira considera que “estamos delante de una reaparición y de un repunte de casos en algunos lugares específicos, no es de nuevo una transmisión comunitaria sostenida y generalizada. Pero yo creo que también hay una cuestión semántica, porque de lo que se habla tal vez es de un segundo momento de crisis. La consejera de salud del País Vasco decía el otro día que para ella estamos ante una segunda oleada. Yo creo que para ellos es una segunda situación de crisis y de urgencia, y en cuanto a la situación epidemiológica yo creo que como el virus nunca se fue estamos probablemente en esa primera oleada, que nunca desapareció, y el virus, después de levantar las medidas de confinamiento, encontró la oportunidad de transmitirse. Pero independientemente de cómo lo llamemos ante esta situación hay que tomar medidas de respuesta”, ha indicado.

Por último, preguntada sobre qué puede ocurrir este otoño si el coronavirus convive con el virus de la gripe, ha explicado que están “trabajando mucho sobre ello para tener un protocolo muy establecido. La vacuna de la gripe la recomendamos este año más todavía, con mas fuerza, sobre todo para los grupos más vulnerables y el personal sanitario, cuyo porcentaje de vacunación entre ellos no es muy alto. Este año hay que vacunarse y aprovechar que tenemos esa vacuna y así reducir al máximo las probabilidades de que esto se convierta en algo más preocupante”.