Equipos de investigación de todo el mundo están girando la cabeza hacia esta cepa. Ceuntaurus, también denominada por algunos científicos como la subvariante BA.2.75, preocupa a los sanitarios por la rápida difusión que ha presentado en países como India o Nueva Zelanda, aunque muchos resaltan que se encuentran en una etapa muy temprana para sacar conclusiones definitivas.

Esta variante de segunda generación se ha extendido a múltiples regiones del globo llegando por ahora a 10 países, siendo la primera de si tipo en hacerlo. Por ahora lo que sí han mostrado las pruebas es un total de 45 mutaciones, entre las que se encuentran variaciones en las proteínas ‘spike’ que utiliza la enfermedad para acceder a las células e infectarlas. Estas mutaciones, denominadas como G446S y R493Q son de especial preocupación por esa razón.

Por esa razón, personas vacunadas o que ya hayan sido infectadas con anterioridad puede coger la enfermedad y volver a enfermar pese a contar con anticuerpos en su organismo, lo que la hace especialmente peligrosa.