El año 2024 ha comenzado en España con miles de incidencias leves, la mayoría peleas y borracheras, aunque también han tenido lugar denuncias por agresiones sexuales, accidentes de tráfico y la intoxicación de cinco jóvenes en Toledo.

Este ultimo suceso ha afectado a cuatro chicos y una chica de entre 21 y 25 años, que se encontraban en el interior de un local de ocio celebrando la Nochevieja cuando se ha esparcido una sustancia, probablemente gas pimienta.

Todos ellos han tenido que ser derivados al hospital de la ciudad en ambulancias de urgencias, con problemas para respirar y daños en los ojos, pero ya han sido dados de alta.

En la Comunidad de Madrid las llamadas al 112 han aumentado un 7 % este año, hasta los 3.128 avisos: han subido los incendios o las intoxicaciones etílicas pero han disminuido las reyertas y agresiones y los accidentes de tráfico.

Del total de avisos, 182 se han debido a reyertas o agresiones, 98 a incendios, 183 a intoxicaciones etílicas, 35 a accidentes de tráfico y 17 por infracciones de tráfico.

Tampoco se produjo ninguna incidencia en el dispositivo especial por las campanadas en la Puerta del Sol de Madrid, ya que tanto el desalojo previo de la plaza como la celebración posterior a las uvas transcurrió sin problemas.

En concreto, durante la Nochevieja los Bomberos de la capital realizaron, entre las ocho de la tarde y las ocho de la mañana, un total de 65 intervenciones, la inmensa mayoría (42) por fuegos en contenedores y por rescates de personas en ascensores en edificios.

Por su parte, Samur-PC realizó 255 intervenciones en esas doce horas, de ellas 75 fueron intoxicaciones etílicas, 36 agresiones, 5 intoxicaciones por drogas, 49 caídas y 6 accidentes de tráfico.

Las más graves fueron una sobredosis y una parada cardiorrespiratoria, posiblemente provocada por el consumo de tóxicos.

Los Mossos d’Esquadra ha detenido durante la Nochevieja a 35 personas en Cataluña -de las cuales 12 han sido por violencia machista, 11 por delitos contra el patrimonio y una por agresión sexual- y se ha denunciado a más de medio centenar de conductores por dar positivo en controles de alcoholemia.

El teléfono de emergencias 112 ha recibido 5.943 llamadas durante la Nochevieja para alertar de 4.166 incidentes, entre ellos un incendio en una fábrica de ladrillos en Castellet y la Gornal (Barcelona).

En la Comunidad Valenciana la Nochevieja se ha saldado con un motorista herido grave tras sufrir un accidente de tráfico en una avenida de la ciudad, tres reyertas, dos detenidos y una denuncia por abuso sexual, según informa la Policía Local este lunes.

En total, se han gestionado 1.022 emergencias extrahospitalarias, entre ellas 70 intoxicaciones etílicas y 21 agresiones o peleas en las que han tenido que intervenir los servicios de emergencias sanitarias, además de 13 accidentes de tráfico y dos incendios de vivienda.

El Centro de Emergencias de Castilla y León ha atendido 958 llamadas durante la primera noche del nuevo año y ha gestionado más de 25 peleas y agresiones, aunque no se han registrado heridos de gravedad.

Respecto a la Región de Murcia, se han recibido un total de 1.401 llamadas que han supuesto la gestión de 920 incidentes, un 6 por ciento más que el año pasado, de los cuales 32 han sido intoxicaciones y 15, accidentes de tráfico (de los cuales 5 provocaron heridos).

Una noche similar en La Rioja, con poco más de cien incidencias, la más grave una agresión ocurrida en Logroño y que ha afectado a un hombre de 61 años que ha sido trasladado a la UCI de Vitoria por un traumatismo craneoencefálico grave.

También en la capital riojana se ha producido otra agresión a una joven, que ha sufrido daños en el pómulo, además de intoxicaciones etílicas y peleas.

Más tranquila ha sido esta Nochevieja en Navarra, con un centenar de requerimientos atendidos por la Policía foral y seis detenidos, entre ellos uno por malos tratos en Aoiz y otro por atentado y resistencia tras una pelea en una discoteca en Barañáin.

Otros de los incidentes han sido el rescate de mujer embriagada que se había quedado con la puerta cerrada en un balcón de Huarte y cuatro fugas de centros de menores en Pamplona, Gorraiz, Tudela y Artica, además de dos mediaciones por violencia de género, dos peleas y tres accidentes de tráfico.

El año se ha despedido de forma tranquila en Cantabria, sin que se hayan producido incidentes reseñables, a excepción de varias riñas o peleas que quedaron resueltas con la presencia policial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí