la mosca negra se ha estado expandiendo por toda España, sobre todo en las zonas de los ríos. Aunque la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) asegura que no es una especie invasora en nuestro país.

Es una especie autóctona que no es transmisora de enfermedades en España, aunque sí que es vector de graves enfermedades infecciosa como la oncocercosis en otros países del África subsahariana, Brasil o Venezuela.

El problema podría agravarse: la ANECPLA alerta de que los efectos del cambio climático pueden cambiar la situación y la mejor forma de evitar que se convierta en un problema de salud pública es la prevención y el control.

“El cambio climático y la globalización son dos factores muy potentes para que esto se produzca”, explica Sergio Monge, presidente de ANECPLA. “La única manera que tenemos de evitarlo es que las Administraciones Públicas vuelquen todos sus esfuerzos en el control de esta especie que está muy cerca de llegar a convertirse en un importante problema de salud pública en España”.

Los ríos, la zona de reproducción

Este insecto acostumbra a estar en los cauces de los ríos, su zona de reproducción, especialmente aquellos que se encuentran limpios y concretamente en la vegetación flotante.

Desde ANECPLA recomiendan empezar con las medidas de precaución no solo en los meses de varano y aplicar tratamientos larvicidas que combatan la plaga “desde los estadios más primarios de desarrollo de los individuos”.

Comunidades más afectadas por la mosca negra

Las regiones españolas más afectadas por la presencia de mosca negra son: Andalucía, Aragón, Cataluña, Madrid, Murcia y Valencia, donde este insecto ha crecido, debido al aumento de las temperaturas de los últimos años.

“Las altas temperaturas son uno de los factores principales para que se produzca un pico en el volumen de población de mosca negra”, señala el director general de ANECPLA, Jorge Galván.

El Ayuntamiento de Madrid redujo un 87% las larvas de mosca negra en el río manzanares en su campaña de 2020, según datos de Madrid Salud.

Consejos para evitar la mordedura

Expertos explican que la mosca negra no pica, sino que muerde en forma de sierra provocando heridas y un desgarro en la piel “pudiendo dar lugar a infecciones y reacciones alérgicas muy alarmantes, que en algunos casos requieren hospitalización“.

Recomienda que si le ha mordido este insecto, no se rasque en la zona afectada, porque puede empeorar la herida e ir al hospital para evitar un empeoramiento de la reacción.

Estos son algunos de los consejos de ANECPLA para evitar ser atacado por esta mosca:

  • Vestirse con ropa clara, sin colores llamativos.
  • Evitar pasear por el río, especialmente a última hora de la tarde.
  • Instalar mosquiteras.
  • Evitar la acumulación de agua en el exterior de la vivienda.
  • Controlar los desagües.
  • Utilizar repelentes certificados.