La lejía se ha convertido en el producto estrella en muchos hogares españoles para desinfectar y evitar el riesgo de contagios por coronavirus.

Muchas empresas químicas han visto como se disparaba su producción ante la alta demanda de este producto.

Un claro ejemplo es la empresa Lejías Cile S.L., en Albolote, un pequeño pueblo de Granada, que ha disparado sus ventas de lejía, pasando de producir 3.000 litros de lejía a la semana antes de la crisis del coronavirus a casi 6.000 litros al día en los peores momentos de la pandemia de la COVID-19.

Y es que la lejía fue el producto recomendado por los expertos para desinfectar suelos ante el coronavirus y evitar contagios.

Mientras otros sectores se han visto afectados de forma muy negativa por la epidemia del coronavirus, otros como los de limpieza y desinfección han visto como se incrementaban de forma exponencial su producción y sus servicios.