Los bulos o las falsas notificaciones en las que te hacen creer que tu persona está comprometida están a la orden del día, por eso la Policía suele estar muy pendiente de localizarlos para avisar a la población de cuáles son las informaciones que no son ciertas.

Si te llega esta citación, elimínala

La citación que ha compartido la Policía Nacional para alertar de la estafa comienza así: “le informamos a través de este documento que los sitios pornográficos y morbosos en los que hay contenidos menores están totalmente prohibidos por ley” a lo que le sigue “no estamos aquí para crearle problemas, pero este acto está estrictamente prohibido”. La estafa llega más tarde cuando piden casi 5.000 por resolver la (falsa) situación por cerca de 5.000 euros.

Antes de proponer la solución amistosa remiten a un proceso judicial, que es el siguiente: “nuestros servicios enviarán su expediente a la Sr. Eugeno Pereiro Blanco, Comisario General de la Policía Federal en un plazo de 72 horas. El caso se hará público para así disuadir a otros que incurran en tal comportamiento en internet. Te arriesgas a un juicio y hasta 5 años de prisión” se relata en la citación.

La ‘solución amistosa’

Aquí es donde está la estafa, ojo, de casi 5.000 euros, a través de una supuesta solución amistosa del caso: “el caso será manejado por las autoridades judiciales españolas y por nosotros. Tendrá que pagar una multa penal fija de 4.870 euros prevista por la legislación nacional a tal efecto. Estará en un periodo de vigilancia digital suspendida de 6 meses y en caso de reincidencia tomaremos medidas legales”.

No se trata de una citación real, es falso

de Policía Nacional

La Policía Nacional advierte sobre una citación falsa en la que intentan estafar cerca de 5.000 euros para que el caso no sea conocido.

 


La falsa notificación de la Policía con la que intentan estafar casi 5.000 euros
La falsa notificación de la Policía con la que intentan estafar casi 5.000 euros | Policía Nacional

Falso

Se trata de una citación falsa, que supuestamente es emitida por la Policía Nacional, mediante la que intentan que pagues casi 5.000 euros para que no se haga pública tu supuesta visita en páginas de internet relacionadas con contenidos pornográficos.