Se trata de la tormenta perfecta. Miles de trabajadores contagiados sin poder acudir a sus puestos de trabajo y, en ocasiones, sin poder obtener la baja o hacerlo tras muchos días de colas e intentos, y todo porque los sanitarios son, a sus vez, uno de los sectores afectados por esta nueva embestida de la pandemia, al punto de que en España se han tenido que cerrar varios centros de salud o ambulatorios y plantas enteras de hospitales ante la falta de personal.

La incidencia acumulada se desboca

El año ha comenzado con 372.766 nuevos contagios de coronavirus, de nuevo cifras sin precedentes desde el comienzo de la pandemia, que disparan la incidencia acumulada a 2.295 (520 puntos más que el pasado jueves), y la ocupación en las ucis al 21,8%, muy por encima del 15% establecido por el Ministerio de Sanidad como riesgo alto.

Según la primera actualización del año 2022 de los datos de la pandemia a nivel nacional, todo indica que la transmisión en la sexta ola aún no ha tocado techo y desde el pasado jueves se han contabilizado 168 fallecidos más y la presión hospitalaria, si bien no crece al mismo ritmo que las infecciones, si acusa su incremento y se eleva a 10,1% (pacientes Covid en planta).

Son cifras aun provisionales, debido a los retrasos en las notificaciones que se originan en los días festivos, pero superiores a las de los días de Navidad. Entre el 24 y el 27 de diciembre se reportaron 158.147 contagios menos que este lunes.

Además, desde el 27 de diciembre hay 2.809 enfermos de coronavirus más en los hospitales españoles y 269 más en UCIs.

Cataluña, con un 40,2% de ocupación en sus UCIs, sigue siendo la comunidad con mayor presión estas unidades de cuidados intensivos, seguida del País Vasco, con el 30,7%. Sin embargo, en el extremo contrario, y a 30 puntos de diferencia, están las de Galicia (6,5%) y las de Extremadura (6,7%).

 

VOLVER A PORTADA