Un paquete sospechoso y sin material incendiario ha llegado este viernes a la Embajada de Ucrania en Madrid, donde la Policía Nacional ha establecido un perímetro de seguridad y ha desalojado el edificio diplomático, han informado fuentes del Ministerio del Interior.

El franqueo extranjero del envío y sus características apuntan a que se trata de uno de los paquetes con sangre y restos animales que están recibiendo las delegaciones diplomáticas de Ucrania en varios países de la Unión Europea, una hipótesis que ha confirmado tras conocer la noticia el portavoz del Ministerio de Exteriores ucraniano, Oleh Nikolenko.

“La Embajada de Ucrania en España también ha recibido un paquete manchado de sangre similar a los que ya han recibido otras representaciones diplomáticas”, ha afirmado en declaraciones a la agencia Ukrinform.

El Ministerio del Interior ha indicado que el filtro de seguridad de la embajada ha detectado el envío sospechoso pasadas las 14:00 horas.

En ese momento, los propios efectivos de la Policía Nacional que se encontraban vigilando el exterior de la sede han procedido a desalojar de forma inmediata el edificio, hasta donde se han desplazado los expertos en explosivos (TEDAX).

Los agentes han analizado el paquete y han constatado que no contenía ningún artefacto incendiario o explosivo, aunque se está llevando a cabo un estudio más exhaustivo según marca el protocolo.

El Ministerio de Exteriores ucraniano había informado durante la mañana del envío a representaciones diplomáticas del país en Hungría, Polonia, Países Bajos, Italia y Croacia de paquetes con “sangre y ojos de animales” en su interior, que además estaban impregnados de “un líquido con un color y olor característicos”.

Según el titular de Exteriores, Dmytro Kuleba, se trata de una “planificada campaña de intimidación” contra Ucrania.

En Madrid, es el segundo paquete sospechoso que llega a la embajada en las últimas 48 horas, ya que el pasado miércoles un trabajador de la sede resultó herido leve en una mano por la deflagración de otro pequeño artefacto dirigido al embajador, Serhii Pohoreltsev, y similar a los enviados a otras instituciones en España.

Los otros cinco llegaron entre el miércoles y el jueves al Ministerio de Defensa, la embajada de EE. UU. en Madrid, la base aérea miliar de Torrejón de Ardoz y la empresa de fabricación de armamento Instalaza de Zaragoza, además del paquete enviado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que fue interceptado el pasado día 24, según Interior.