dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19 de Moderna en personas a partir de 18 años, de 6 a 8 meses después de la segunda dosis.

Luz verde al tercer pinchazo

Según ha explicado el organismo, “los datos actuales indican que el patrón de efectos secundarios después del refuerzo es similar al que ocurre después de la segunda dosis. El riesgo de enfermedades cardíacas inflamatorias u otros efectos secundarios muy raros después de una dosis de refuerzo se está controlando cuidadosamente”.

No obstante, la EMA ha anunciado que seguirá analizando todos los datos sobre la seguridad y eficacia del fármaco de Moderna.

Este informe favorable se suma al que realizó el organismo a principios de este mes para avalar la dosis de refuerzo de Pfizer en mayores de 18 años al menos 6 meses después del segundo pinchazo.

Personas inmunodeprimidas

Además, la EMA ha avalado la viabilidad de administrar una dosis adicional de Moderna a personas con sistemas inmunitarios gravemente debilitados, al menos 28 días después de su segunda dosis.

Campañas de inmunización

La EMA detalla que “la implementación de campañas de vacunación en la Unión Europea sigue siendo prerrogativa de los grupos asesores técnicos de inmunización nacionales”.

Sputnik V

En el caso del fármaco ruso, Sputnik V, la EMA ha decidido que no completará su revisión este año, por lo que la vacuna no será aprobada hasta el primer trimestre de 2022. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) planea autorizarla antes de esa fecha.

 

VOLVER A PORTADA