La economía española desaceleró su crecimiento trimestral más de un punto entre julio y septiembre, hasta situarlo en el 0,2%, frente al 1,5% del trimestre anterior, debido, sobre todo, a la moderación en el avance de la inversión y del consumo de los hogares, según el avance de datos de Contabilidad Nacional publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, el organismo estima que el consumo de los hogares aumentó en el tercer trimestre un 1,1%, una décima menos que en el trimestre anterior, mientras que el consumo de las instituciones sin fines de lucro cayó un 0,2%, frente al crecimiento del 0,5% del trimestre anterior.

El gasto público, por su parte, aumentó un 0,6% entre julio y septiembre, volviendo a tasas positivas tras tres trimestres consecutivos de descensos.

La inversión, por su parte, desaceleró su crecimiento trimestral casi dos puntos, desde el 2,5% del segundo trimestre al 0,6% en el tercero.

El parón económico se explica, a la luz de los datos difundidos por el INE, por la contracción del consumo y un tirón mucho menor de las exportaciones, el factor que tanto a contribuido para afianzar la recuperación tras la pandemia. La demanda nacional registró en el tercer trimestre un avance de 0,8 puntos, 1,1 puntos menos en comparación con el segundo. Por su parte, la demanda externa aportó tres puntos al crecimiento, 1,9 puntos menos que en el trimestre pasado.

El panorama tampoco es demasiado halagüeño en términos de empleo. Medido en horas trabajadas, según la Contabilidad Nacional, registró una variación intertrimestral del -0,1%. Según precisa el INE, “esta tasa es de mayor magnitud en el caso de los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, debido a la variación que se observa en la jornadas medias a tiempo completo (-1,2%)”. 

Según el avance de datos del INE, el crecimiento interanual del PIB se moderó tres puntos en el tercer trimestre, desde el 6,8% al 3%, como consecuencia de una menor aportación tanto del sector exterior como de la demanda nacional.

Estadística ha explicado que el avance de datos de este tercer trimestre se ha realizado a partir de indicadores estadísticos que ofrecían resultados hasta agosto, aunque se han incorporado algunas estimaciones de indicadores referidos al mes de septiembre, basados en datos administrativos y otras fuentes adicionales.

No obstante, avisa de que las futuras revisiones de los datos del tercer trimestre podrían ser mayores a las habituales por el contexto económico y de cambios “bruscos” que se vive actualmente.