Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell, consideró este jueves que la necesidad de una defensa europea más potente ha quedado «más clara que nunca» a raíz de la situación en Afganistán y confió en que esta crisis actúe como «catalizador» para trabajar en esta dirección.

Borrell se pronunció así a su llegada a la reunión informal de ministros de Defensa y Exteriores de la UE en Kranj (Eslovenia), en la que debatirán sobre «como afrontar la nueva situación» en Afganistán y «cómo estar más preparados para futuros retos».

Los ministros de la UE van a estudiar la creación de un batallón europeo que pueda actuar en situaciones de emergencia, como la vivida en el aeropuerto de Kabul.

La idea no es llegar a ser un ejército comunitario, pero sí disponer de unas 5.000 tropas, que puedan desplegarse muy rápidamente para misiones concretas.

La Unión Europea debe poder intervenir para proteger nuestros intereses

Josep Borrell ha apoyado la propuesta porque “la UE debe poder intervenir para proteger nuestros intereses y no depender de que EEUU quiera implicarse. Ellos tuvieron la capacidad de enviar al aeropuerto de Kabul a 6.000 militares para dar seguridad en la zona durante las operaciones de evacuación de civiles, algo que no podría haber hecho la Unión Europea».

«La necesidad de una mayor defensa europea nunca ha sido tan evidente como hoy tras los acontecimientos en Afganistán», insistió el jefe de la diplomacia europea.

«A veces hay eventos que catalizan la historia, que empujan la historia, que crean un avance, y creo que los acontecimientos de este verano es uno de estos casos. Espero que la discusión hoy sea más animada y entre más en resultados concretos», añadió.

Borrell defendió la necesidad de esta fuerza rápida a pesar de que la UE cuenta ya con un grupo de batallones de alrededor de 1.500 hombres -que hasta ahora nunca ha sido utilizado- puesto que este se organiza sobre una «base nacional», con un país diferente listo para actuar si es necesario.

 

VOLVER A PORTADA