En enero se abre un nuevo mercado en el que volverá a tener la puerta abierta para salir

Nada ha cambiado. Eden Hazard sigue teniendo abierta la puerta de salida del Real Madrid de par en par. El que muchos consideraban su último tren, el del Mundial, pasó por delante del ex del Chelsea. Lejos de subirse, el ‘maquinista’ decidió enviarle al banquillo ante la nula respuesta del madridista, que llegó, eso es cierto, de la mano del mal momento de una selección belga eliminada en la primera fase de la cita qatarí.

La esperanza de ver a otro Hazard bajo la motivación de la bandera de su país desapareció según avanzaba el campeonato. Ahora regresará al trabajo diario en Valdebebas y lo peor es que nadie confía en la vuelta de ese jugador ‘top’ que aterrizó en el club blanco como una estrella mundial. La realidad es otra bien distinta. Por delante, año y medio de contrato sin esperanza alguna de ver una versión parecida a la del Chelsea.

Sin cambios en su rendimiento

La esperanza de un cambio en el desempeño del belga arrancó de la mano de su confesión pública tras la conquista de la Champions League en plena plaza de Cibeles. Pidió perdón por el rendimiento ofrecido hasta el momento y añadió la promesa de una mejora inmediata sobre el terreno de juego, cerrando así el debate que le ha acompañado en los últimos años sobre su posible salida del Real Madrid.

Nada ha cambiado. Eden Hazard sigue teniendo abierta la puerta de salida del Real Madrid de par en par. El que muchos consideraban su último tren, el del Mundial, pasó por delante del ex del Chelsea. Lejos de subirse, el ‘maquinista’ decidió enviarle al banquillo ante la nula respuesta del madridista, que llegó, eso es cierto, de la mano del mal momento de una selección belga eliminada en la primera fase de la cita qatarí.

Cabe la posibilidad de ver a otro Hazard bajo la motivación de la bandera de su país desapareció según avanzaba el campeonato. Ahora regresará al trabajo diario en Valdebebas y lo peor es que nadie confía en la vuelta de ese jugador ‘top’ que aterrizó en el club blanco como una estrella mundial. La realidad es otra bien distinta. Por delante, año y medio de contrato sin esperanza alguna de ver una versión parecida a la del Chelsea.

Hazard quería seguir de blanco y así lo confesó. De hecho, las expectativas generadas a su alrededor en el pasado verano hicieron ver algunos gestos de mejora, que no llegaron acompañados de resultados en el terreno de juego. Se ha dejado ver en tres partidos de Liga con una sola titularidad, lo mismo que en la Champions, también con una sola presencia en el once inicial.

Los números no engañan y Carlo Ancelotti apenas ha contado con el belga desde que se inició la temporada. Pese a ello, Hazard no ha mostrado signos de debilidad y sí, por el contrario, deseo de seguir vestido de blanco.

Su futuro sigue en el aire

A las puertas del Mundial confesó en MARCA que si el Real Madrid así lo desea hará las maletas el próximo verano. En esos momentos le restará un año de contrato, pero pocos ven al belga fuera en esos momentos, ya que en ninguna ocasión ha dado pie a pensar realmente en su adiós al Real Madrid.

En Estados Unidos han apuntado a que algunos equipos sí que estarían dispuestos a tener en sus filas a Eden Hazard, como reclamo en una competición claramente al alza. Es una opción que existe, pero el delantero ha reiterado sentirse cómodo en el Madrid. Ahora falta por despejar la duda que puede haber quedado en su cabeza después del duro y complicado Mundial, tanto a nivel individual como colectivo con la selección belga.

blank