El municipio de Guadalmez ha sido testigo, una vez más, de la tradicional “Pingá” del Arco de los Quintos, un evento que ha desafiado las inclemencias del tiempo y ha demostrado la fortaleza y unidad de su comunidad. Este fin de semana, marcado por la celebración y la tradición, ha visto cómo los jóvenes nacidos en 2004 y 2005 han tomado el protagonismo en la construcción de un arco de notable altura, mientras que los del año 2006 han asumido la responsabilidad de su derribo, en un acto simbólico de paso y renovación generacional.

Sábado de Construcción: Unión y Esfuerzo Comunitario

La jornada del sábado se vivió con intensidad y emoción, desde las primeras horas del día, los jóvenes involucrados en la construcción del arco se adentraron en la naturaleza para recolectar los materiales necesarios para su obra. Este día estuvo lleno de colaboración, aprendizaje y alegría, elementos que se reflejan en el magnífico resultado final. A pesar de la lluvia, el espíritu de los participantes no decayó, mostrando el compromiso de la juventud de Guadalmez con sus tradiciones.

Domingo: Celebración y Renovación

El domingo, tras la Misa de Resurrección, el pueblo entero se congregó para presenciar el momento culminante del fin de semana: el derribo del arco. Este acto, cargado de simbolismo, representa no solo el fin de una etapa para los jóvenes de la Quinta saliente, sino también el inicio de un nuevo ciclo para aquellos que asumirán el relevo. La comunidad, reunida en este acto, celebra la continuidad y el vigor de sus tradiciones, asegurando su transmisión de generación en generación.

El Papel del Ayuntamiento y la Universidad Popular

El Ayuntamiento de Guadalmez, junto con la Universidad Popular, desempeña un papel crucial en la preservación y promoción de esta fiesta. Su apoyo garantiza no solo la continuidad de la “Pingá” del Arco de los Quintos, sino también su evolución y adaptación a los nuevos tiempos, manteniendo viva la esencia de esta tradición única en el corazón de Guadalmez.

Un Llamado a la Participación

La “Pingá” del Arco de los Quintos es una oportunidad para vivir de cerca la riqueza cultural del municipio, en un ambiente de festividad y unión.

El próximo año, Guadalmez espera con los brazos abiertos a todos aquellos que deseen ser parte de esta hermosa tradición, garantizando un fin de semana lleno de alegría, comunidad y celebración. La “Pingá” del Arco de los Quintos permanece como un símbolo de la vitalidad de las tradiciones y la importancia de su conservación para las futuras generaciones.