Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Partido Popular y el Gobierno se han reunido para tratar el desbloqueo de la institución. Las negociaciones entre ambos parece que han acabado sin éxito.

Según fuentes gubernamentales, esta tarde a las 19:30 horas el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y el vicesecretario popular Esteban González Pons e interlocutor del partido sobre este asunto, han mantenido una conversación al respecto que ha durado 45 minutos.

Según las mimas fuentes, entre las propuestas del PP, el partido de Feijóo ha pedido al Ejecutivo que retire la proposición de ley de renovación del Tribunal Constitucional y que actualmente se encuentra en proceso de tramitación en el Congreso. El PP ha publicado un documento con diferentes propuestas que ha despertado las críticas del Ejecutivo.

Esta es una de las condiciones indiscutibles para los populares para sentarse a negociar la renovación del CGPJ quien también pide que se negocie de manera paralela una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

No obstante, desde el Gobierno señalan que “varias de las propuestas que incluye el documento del PP ya habían sido acordadas con la anterior dirección del PP en negociaciones pasadas” por lo que entienden que no debería haber impedimentos en relación a las mismas.

Explican además que la proposición de ley piden retirar también “fue acordada con la dirección anterior del PP en el marco del acuerdo de renovación del TC, Tribunal de Cuentas y Defensor del Pueblo que se produjo en octubre de 2021″.

Desencuentro PP – Gobierno

El Gobierno y el principal partido de la oposición mantienen posturas alejadas sobre la renovación del CGPJ. El PP critica que la reforma que quiere llevar a cabo el Ejecutivo y de la que piden su retirada implica devolver al CGPJ la potestad de nombrar a miembros del Tribunal Constitucional aún estando en funciones, pero no otros nombramientos como ocurría antes. Este hecho constituye una “línea roja” para el PP y acusan al Ejecutivo de negarse a valorar las propuestas presentadas a través del trámite de enmiendas a la reforma legal.

Por otro lado, fuentes gubernamentales insisten en que algunas medidas se acordaron con la dirección de Casado y han señalado que “no es admisible ninguna excusa más por parte del PP” para que no se produzca la renovación del CGPJ e insisten en que “el cumplimiento de la Constitución no se negocia” y piden al partido que no cause daños a las instituciones democráticas y a uno de los poderes del Estado.