Los padres que fueron acusados de un delito de homicidio por imprudencia grave y otro de lesiones por la muerte de su bebé de apenas dos meses y las lesiones de su hermano mellizo han aceptado una condena de tres años de prisión tras admitir los hechos.

Tras casi una hora de deliberaciones, las partes -Fiscalía y acusación particular por un lado- y las defensas -por otro- han aceptado la pena de tres años, dos años por el delito de lesiones y un año más por homicidio imprudente frente a los siete que inicialmente pedían las acusaciones.

El acuerdo contempla además la privación de la patria potestad y, en el caso del padre, a mayores, la prohibición de comunicarse y acercarse a menos de trescientos metros de su hijo junto con la indemnización de seis mil euros para el menor por la muerte de su hermano y otros 5.400 solidariamente por las lesiones causadas.

El trágico suceso tuvo lugar en marzo de 2019 en la ciudad de Ourense. Uno de los niños apareció muerto con síntomas de deshidratación supuestamente por haber dormido cerca de un calefactor. Además, el hermano tuvo que ser trasladado al hospital al presentar lesiones. Sendos episodios fueron coincidentes en el tiempo.

Las alarmas saltaron cuando el hermano mellizo tuvo que ser trasladado al centro hospitalario con lesiones, lo que provocó que la Policía y el juzgado orensano activasen los protocolos pertinentes.

A la salida del juicio, el abogado del padre, Francisco Caseiro, quien ha avanzado que pedirá la suspensión de la condena, ha considerado que es el mejor acuerdo posible para ambos padres.

«Es una manera de salir de esto para ambos. Se trata de pasar página y de que puedan reiniciar la vida», ha comentado.

En la actualidad, el menor se encuentra acogido por una familia y los padres tienen visitas programadas. En el caso de la madre, esta habría dado «un cambio radical» y está cumpliendo el régimen de visitas programadas una vez al mes y se encuentra en proceso de rehabilitación y reinserción. No es así en el caso de padre, quien se encuentra en prisión por otro delito y no cumple su turno de visitas.

El abogado de la Fundación Amigos de Galicia, Francisco José Lago, quien se ha adherido a la solicitud del Ministerio Público, ha mostrado también su conformidad.

«Entendemos que el niño está protegido adecuadamente porque se les ha prohibido la patria potestad y también para acercarse el padre. La madre tiene visitas autorizadas», ha explicado Lago, quien ha defendido que por encima de todo está el interés del menor.

Según ha explicado, ambos padres reconocieron los hechos «en su integridad» tanto en lo que se refiere al «síndrome del niño agitado», en el caso de las lesiones, y también «la imprudencia manifiesta que supone tener un niño durante horas enfocado directamente a un calefactor».

Respecto a la patria potestad, ha defendido la retirada de la misma para ambos, sin perjuicio de que la madre pueda recuperarla en un futuro.

VOLVER A PORTADA

📢Compartir en...👇