En una mañana soleada y ante un centenar de partidarios de la Monarquía que aguardaban para aclamar la visita de Felipe VI a Compostela, el Pazo de Fonseca acogió la inauguración del I Congreso Mundial Xacobeo. Organizado por la Academia Xacobea, nace como una búsqueda y reflexión en los orígenes del Camino y en los valores que él representa. Con Felipe VI como invitado de excepción, y el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo y la ministra Reyes Maroto como acompañantes, todas las miradas se pusieron ayer en las palabras que Felipe VI dedicaría a Compostela. El monarca se dirigió a la ciudad del Apóstol en sus dos lenguas, el castellano y el gallego, y puso en relieve su pasión por todo lo que representa el Camino y el amor por esta tierra. Citando a Goethe con su “Europa se hizo peregrinando a Compostela”, el Rey incidió en los valores que comparten los caminantes, intrínsecos a todas las rutas xacobeas.

“No es sorprendente que en los testimonios que se recopilan de los peregrinos haya siempre referencias al reencuentro con uno mismo, al sentimiento de hermandad con los demás caminantes, a la comunión con la naturaleza o al sosiego que se siente cuando se culmina una etapa”, expresó Felipe VI, quien considera que “quien llega a la Plaza del Obradoiro es el mismo que inició el trayecto, pero a la vez es distinto gracias a unos valores acentuados, recobrados, vigorizados por la experiencia del Camino”. No fue Goethe la única cita literaria que realizó el monarca, que se valió también de Paulo Coelho, “un peregrino oriundo de ultramar y cuyo ingreso en la Academia Xacobea se celebra precisamente el día de hoy”, para constatar su mensaje de que Compostela no es el final del Camino, sino un nuevo comienzo.

Dos virtudes destacó el Rey sobre la Ruta Xacobea. La primera de ellas, la que hace de ella una de las tradiciones más longevas, “es hacer compatible lo local y lo global en un tiempo, además, en el que ambos términos se encontraban separados por una distancia inconmesurable. El Camino forja una comunidad más amplia sin por ello borrar el sentido de pertenencia de cada hombre o mujer que atraviesa el Pórtico de la Gloria”. La segunda de esas virtudes a las que hizo alusión el monarca es la reafirmación que supone para los valores compartidos “por gentes de orígenes muy diversos.

A pesar de las fronteras, de los conflictos y de las ideologías opuestas, existe un sustrato común sin el que la atracción del Camino sería inexplicable”, indicó. Uno de los momentos más esperados de su comparecencia llegó cuando dedicó unos palabras a Galicia en su idioma, espacio que reservó para agradecer al pueblo gallego su comportamiento ante la pandemia sanitaria. Tras reconocer las graves secuelas económicas y el esfuerzo sanitario y económico que deja el COVID, aprovechó su presencia en Compostela “para recoñecer o esforzo e a boa resposta do pobo galego para poder superar esta complicada situación acadando unha incidencia máis baixa da enfermidade. Ademais da súa resposta pertinente, afrontar un momento tan complexo tamén require dunha forza interior suplementaria que podemos atopar en tradicións que, malia nacer nun tempo e nun lugar, son hoxe universais”.

Antes de despedir la inauguración del I Congreso Mundial Xacobeo, aprovechó para realizar un anuncio sobre su próxima visita a Compostela, la cual realizará el 25 de julio para la ofrenda al Apóstol siempre que la situación sanitaria lo permita. Una cita a la que no falló el año pasado pese a la pandemia global, cuando acudió acompañado de la Reina Letizia. Ambos estuvieron presentes también en la capital gallega el pasado 31 de diciembre para el acto de apertura de la Puerta Santa, el cual dio comienzo al Xacobeo.

MENSAJE A LOS CAMINANTES

Antes del discurso del monarca, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, redirigió las miradas a las muñecas del Rey para destacar los gemelos que este portaba, fruto de la orfebrería compostelana. Feijóo aprovechó su intervención en esta sesión inaugural para mandar un mensaje de abrazo a todos aquellos que quieran realizar el Camino de Santiago en los próximos meses. El presidente incidió en la importante aportación que todos ellos representan para Compostela: “Non nos resignamos a que a crise do coronavirus frustrara a ilusión de tantos peregrinos que queren acudir a este confín para atopar inspiración e acougo. Galicia necesitábaos e eles necesitan a Galicia”. En este sentido, puso cifras a lo que el Xacobeo aporta a la economía gallega, un 10 % del PIB, y a los setenta mil puestos de trabajo que se generan alrededor del Año Santo.

En honor al espacio que cogió el acto, el presidente gallego reconoció la importante figura que representa Alonso de Fonseca en la historia compostelana, y puso en valor al Pazo que lleva su nombre y que tan diferentes espacios acogió a lo largo de los siglos hasta convertirse en biblioteca de referencia de la Universidad. Feijóo aprovechó también para dotar de universalidad al evento, expresando que la idea moderna de Europa emerge en Fonseca. “O humanismo do que fixo gala o noso anfitrión inspira todo o Camiño de Santiago”, explicó antes de situar a Galicia como tierra de puertas abiertas a todas las culturas. “O feliz descubrimento da tumba do Apóstolo Santiago e o impulso oficial á Ruta Xacobea, non terían sido dabondo sen un pobo que arroupara cos seus valores ao peregrino que se dirixe a Compostela. Esa ruta que empezou sendo unha aventura sobre a que pesaba a incredulidade de moitos, imponse como símbolo e realidade que abrazan homes e mulleres de todas as época”, relató el presidente.

Así cerraron un acto inaugural que contó también con la presencia de la ministra de Turismo, Reyes Maroto; del rector de la Universidade de Santiago, Antonio López; y del presidente de la Academia Xacobea, Xesús Palmou. El I Congreso Mundial Xacobeo se extenderá hasta el próximo sábado con más de 30 especialistas de varios continentes.

📢Compartir en...👇