La Justicia francesa imputó al grupo Volkswagen, como también lo hizo con Renault, por la presunta utilización de dispositivos que ocultaban la dimensión real de las emisiones de partículas contaminantes de motores diésel en condiciones normales de utilización.

En una declaración divulgada ayer, Volkswagen reconoció su imputación, y precisó que va acompañada del pago de diez millones de euros en concepto de fianza y de una garantía de 60 millones de euros para atender responsabilidades.

La marca insistió en que considera que los consumidores franceses “no sufrieron ningún perjuicio” susceptible de ser indemnizado al comprar un vehículo Volkswagen.

VOLVER A PORTADA

📢Compartir en...👇