El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, se ha marcado como objetivo derogar casi una decena de leyes del Gobierno que lidera Pedro Sánchez, la mayoría normas con carácter social como la que regula la eutanasia, la ley de educación (más conocida como ‘Ley Celáa’), y otras que aún están en trámite parlamentario, entre ellas la llamada ley del ‘solo sí es sí’, la ley del aborto o la ley Trans, estas tres últimas con el sello de Podemos.

A ese paquete se suma la reforma del Código Penal que elimina el delito de sedición o la Ley de Memoria Democrática, que entró en vigor el pasado mes de octubre, y que el primer partido de la oposición criticó duramente por haberse pactado entre el PSOE y Bildu y ampliar hasta finales de 1983 el reconocimiento de víctimas de vulneración de derechos humanos. Los ‘populares’ consideran que eso “cuestiona” la Transición y “reescribe la historia”.

Aparte de esas normas, hay otras muchas que el PP pretende reformar en profundidad si se aprueban en sus actuales términos, como la nueva Ley de Secretos Oficiales que reforma la vigente de 1968 o la Ley de Bienestar Animal. Además, los ‘populares’ se comprometieron a cambiar la reforma laboral de Sánchez apostando por más flexibilidad y modernización” y por introducir la llamada ‘mochila austriaca’ (un fondo que el trabajador va acumulando y que se llevaría consigo en caso de despido).

Derogar buena parte de las leyes impulsadas por Podemos

Los ‘populares’ ponen el foco sobre todo en las leyes sociales del Gobierno, varias de ellas con la firma de Podemos, como la Ley integral de la Libertad Sexual conocida como Ley del ‘solo sí es sí’; la ley para la igualdad de las personas trans y la garantía de los derechos LGTBI; o la ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, estas dos últimas en trámite parlamentario aún.

En las dos últimas semanas, Feijóo ha puesto el foco en la ley del ‘solo sí es sí’ cuya entrada en vigor está provocando decenas de rebajas de penas de agresores sexuales y excarcelaciones, un hecho por el que ha solicitado la urgente modificación de la ley y la dimisión de la ministra de Igualdad, Irene Montero. El Grupo Popular trabaja además en su propia proposición de ley que presentará en breve en la Cámara Baja.

Además, el PP va derogar otras normas sociales que tiene recurridas ante el Tribunal Constitucional. Así, aparte de la ley del aborto, el partido presentó recurso contra la norma que regula la eutanasia por entender que ataca el derecho fundamental a la vida; o la ley educativa, conocida como ‘ley Celaá’ porque “iguala por abajo y no busca la excelencia”, en palabras de Feijóo.

Sedición, impuesto a los ricos y la orden que prohíbe cazar lobos

La proposición de ley de PSOE y Unidas Podemos que reforma el Código Penal para derogar el delito de sedición será otra de las iniciativas que los ‘populares’ abolirán. Hace dos semanas, ante el Comité Ejecutivo Nacional de su partido el propio Feijóo se comprometió a mantener el delito de sedición vigente en el Código Penal e incorporar el de la convocatoria de referéndum ilegal.

En clave económica, el PP también se ha posicionado en contra de la ley que establece gravámenes temporales a energéticas, banca y grandes fortunas. Feijóo quiere derogar buena parte de esas nuevas propuestas fiscales de Sánchez y se ha mostrado especialmente crítico con el llamado ‘impuesto a los ricos’ que, a su juicio, va a provocar una fuga de capitales a países como Portugal. “El objetivo de un país no es acabar con la riqueza, sino acabar con la pobreza”, recalcó recientemente.

El PP también ha anunciado que si Feijóo llega a Moncloa derogará la orden que prohíbe cazar lobos al estar incluidos en la lista de especies protegidas. Según esta formación, no hay ningún dato científico que avale la incorporación del lobo a esa lista y se está provocando un “gran perjuicio” a los ganaderos por un “motivo ideológico”.

Normas en las que el PP quiere cambios en profundidad

Aunque el PP no haya hablado de derogar, hay otras muchas normas que pretende reformar en profundidad si se aprueban en sus actuales términos. Entre ellas la futura Ley de Secretos Oficiales que, aunque está aparcada en la Cámara, en ‘Génova’ ven como una nueva concesión del Gobierno a sus socios porque las policías autonómicas podrán determinar qué es o no información clasificada.

En este bloque figura también la Ley de Bienestar Animal, una norma en la que el PP presentó enmienda a la totalidad por entender que “antepone la ideología animalista al bienestar de todos los animales y las personas”.

La reforma laboral del Gobierno aprobada en febrero de 2022 –gracias al voto por error del diputado del PP Alberto Casero– será otra de las normas en las que habrá cambios. El Grupo Popular ya votó en su día en contra y su portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, ya anunció durante el debate de ese real decreto-ley que su partido la reformaría si recupera el Gobierno e impondría “la mochila austriaca” como modelo de financiación del desempleo y las pensiones.

“Aparecerán todas” en su programa electoral

En una entrevista concedida a Europa Press hace tres meses, Feijóo ya avanzó que esas normas que pretende derogar “aparecerán todas” en su programa electoral. “Las políticas educativas las tenemos que cambiar. Las políticas de memoria democrática las tenemos que cambiar. En la Ley Trans no están de acuerdo ni las feministas ni los colectivos a los que van destinados”, dijo.

Feijóo se mostró especialmente crítico con la Ley de Memoria Democrática. “Creo que el presidente del Gobierno de un país nunca puede perder la dignidad. Y la nación todavía menos. Memoria y democracia es incompatible con Bildu. 960 asesinatos, 10.000 heridos, más de 300 asesinatos sin esclarecer”, afirmó entonces.

El jefe de la oposición considera que ahora lo que toca ahora es explicar a los españoles la “situación atípica” que vive el país porque “España se merece un Gobierno mucho mejor que el que tiene”. “Hagamos pedagogía. Esto no es una cuestión de cambiar por cambiar. Esta es una cuestión de volver otra vez a los consensos básicos”, ha manifestado.