El mundo del fútbol se quedó en estado de shock el pasado sábado cuando se destapó la agresión de Fede Valverde a Alex Baena tras el Real Madrid – Villarreal. El entorno del futbolista uruguayo filtró que el joven jugador del Villarreal traspasó una línea roja en el encuentro copero del mes de enero al dirigirse a Fede con gestos de lloros y decirle: “Llora ahora que tu hijo no va a nacer”, haciendo referencia a la información que Mina Bonino, pareja del centrocampista uruguayo, dio en su Instagram sobre las complicaciones que sufrió en el embarazo de su segundo hijo.

Baena negó rotundamente que dijera esas palabras en las redes sociales: “Es totalmente falso que yo dijera eso”, señaló. Poco después retuiteó una publicación de un usuario en la que afrimaba que “el partido de Copa fue el 19 de enero y la entrevista de Mina Bonino hablando del embarazo fue el 24 de febrero”. Por lo tanto, tal y como señala la publicación Baena intenta desmentir y demostrar que las palabras que supuestamente le dijo a Valverde sobre su hijo en dicho partido no son verdad porque todavía no había salido a la luz dicha información.

Mina salió al rescate de su marido y concretó la fecha en la que hizo público que ella y Valverde atravesaban un complicado problema familiar, aunque no fue hasta días más tarde donde se dieron detalles del mismo.

Bonino quiso desmentir desde su cuenta oficial de Twitter a aquellos que aseguran que no se sabía nada del problema con su embarazo en el partido copero: “¿Tengo que salir a dar yo explicaciones de cuando me dijeron que mi embarazo no podía continuar? Nos callamos casi dos meses esperando los resultados para saber si podíamos continuar o no teniendo ya cinco meses de gestación”.

“El límite llega hasta el dolor de la otra persona y bastante tuve para que vengan a cuestionarme las fechas sobre la salud del hijo que espero. Y a pesar de todo, de corazón, no le deseo a nadie que tenga que pasar por una situación similar”, concluyó la esposa del jugador madridista para terminar diciendo: “Para mí es una tortura revivir esto y poner en tela de juicio fechas y noticias pero ya era de carácter público que algo pasaba con mi embarazo“.

El entorno de un Baena, que denunció la agresión ante la justicia ordinaria el domingo en Castellón, asegura que no pasó nada en el duelo copero y afirman que no sería lógico que Valverde le guardara la matrícula tres meses después de aquel partido y que sus propios compañeros de equipo, como Vinícius, no supieran nada y se intercambiaran las camisetas tras el encuentro.

El antecedente que preocupa a Fede Valverde

Ocurrió la temporada pasada en el Molinón en un Sporting de Gijón – Valladolid. Con el partido ya concluido, y con la victoria ya en el bolsillo, los jugadores del Valladolid se disponían a entrar en el túnel de vestuarios cuando, desde la grada, comenzaron a escucharse insultos hacia los pucelanos. Ningún jugador del equipo de Ronaldo se inmuto, hasta que Sergio León, completamente indignado, le lanzó a un aficionado rojiblanco un botella de agua. León no pudo aguantar unos lamentables insultos que un aficionado del Sporting dedicó a su padre, quien había fallecido recientemente. Todo ello quedó registrado por las cámaras de seguridad que LaLiga tiene ubicadas en el estadio de El Molinón. El delegado de seguridad del Sporting envió las imágenes a Antiviolencia que instó a la Federación a actuar.

El Real Valladolid intentó evitar la sanción o estirarla lo máximo posible, pero finalmente tras agotar todas las cautelares, incluido el TAS, Sergio León fue sancionado con 4 partidos de suspensión.

Un antecedente que hace peligrar que Fede Valverde se quede sin sanción deportiva, una sanción que iría, según lo que estipula el reglamento, de cuatro a doce partidos de suspensión.

VOLVER A PORTADA