El magnate Elon Musk, propietario único de Twitter, ha informado a los empleados de la plataforma que no puede descartarse la bancarrota de la compañía, según aseguran la agencia ‘Bloomberg’ y otros medios económicos. Asimismo, ha querido aclarar que el teletrabajo se ha terminado para los empleados de la compañía y que deben volver a las oficinas, señala EFE.

La declaración de bancarrota no puede descartarse“, ha señalado en una reunión presencial con el personal de la sede central en San Francisco, a quienes reiteró que el teletrabajo se ha terminado y que deben volver a las oficinas, bajo pena de ser despedidos.

En este ambiente de incertidumbre, varios directivos de la compañía siguen abandonando sus cargos, entre ellos Yoel Roth -que en la última semana figuraba como estrella emergente de Twitter y al que el propio Musk citó con frecuencia en sus tuits- y Robin Wheeler, según la misma agencia, que cita fuentes que pidieron el anonimato.

Roth y Wheeler habían acompañado a Musk en sus primeros pasos en Twitter como propietario único y le habían ayudado, a través de tuits que Musk después retuiteaba, a perfilar una nueva política de moderación de contenidos que tenían como propósito tranquilizar a los usuarios, pero sobre todo a los anunciantes, fuente principal de ingresos de la red del pajarito.